Archivo de la etiqueta: Agrupación Escolar Tradicionalista/Agrupación de Estudiantes Tradicionalistas (AET)

Revolución carlista (1934)

a.e.t., nº 14, Pamplona, 27 de abril de 1934, pp. 1 y 3.

José Mendioroz

Para unos, palabras de lucha, de esperanza, que encierran todos sus anhelos. Para otros, palabras de miedo. Solo ven en ellas, guerra, fuego, destrucción…

Los que nunca pensaron llevar a la realidad el programa Carlista; los que vivieron y quieren vivir de la política; los que no pensaban en más realidades que tener tras de sí una masa que les guardase las espaldas, que les ayudase a ocupar los grandes puestos de la política nacional, al oír el grito de Revolución carlista, quieren pensar en que somos cuatro locos indeseables.

Nosotros, los carlistas, los intransigentes, los que queremos todo o no queremos nada, vamos a decirles a los que no nos conocen, a los que nos conocen y no nos quieren conocer, a los cobardes, a los traidores… qué significa la frase «Revolución Carlista». Sigue leyendo

De Sevilla la roja a Sevilla la de las boinas rojas. Carlismo y mundo obrero, 1931-1934 (2019)

El Obrero

20/10/2019

Antonio Manuel Moral Roncal

Al poco tiempo de proclamarse la Segunda República, se produjo una de las “resurrecciones” políticas más singulares de la Historia de España: el carlismo -que parecía un movimiento del siglo XIX condenado a su extinción en las primeras décadas del siglo XX- conoció una etapa de crecimiento totalmente insospechado para sus vecinos del abanico político. Así, a los pocos meses de régimen republicano, los carlistas comenzaron a unirse con monárquicos tradicionalistas e integristas separados desde hacía tiempo, convergiendo en círculos, organizaciones y agrupaciones de todo tipo. Además de sus tradicionales bastiones del norte peninsular -provincias vascas, Navarra, Santander, Cataluña- y en el este -Maestrazgo aragonés y valenciano- comenzaron a tener fuerza otros, como Andalucía Occidental, en torno a Sevilla y a la figura de Manuel Fal Conde. A la hora de explicar también su renacimiento político, debe tenerse en cuenta, igualmente, el marco de partidos propio de sus geografías: la mayor parte de las derechas sufrieron un colapso en los primeros meses de 1931, Acción Nacional estaba comenzando a surgir –sobre todo en Madrid-, y los partidarios de Alfonso XIII se encontraban desmoralizados en provincias. Sigue leyendo

La Agrupación de Estudiantes Tradicionalistas y la renovación ideológica del Carlismo en los años cincuenta (1998)

La Agrupación de Estudiantes Tradicionalistas y la renovación ideológica del Carlismo en los años cincuenta (1998)

Trabajo de Mercedes Vázquez de Prada Tiffe (1998).

Publicado en IV Congreso General de Historia de Navarra de la Sociedad de Estudios Históricos de Navarra: Mito y realidad en la historia de Navarra, Volumen I (Pamplona, 1998).

En su intervención en el Montejurra de 1956, Ramón Massó, dirigente de la AET, insistiría en que “Nosotros cuando gritamos Viva el Rey no lo hacemos a un rey anónimo, sin apellido. Nosotros gritamos Viva el Rey Javier”.

Dos años después, el discurso de Don Carlos Hugo en el Montejurra de 1958 destacaría por su aperturismo renovador en clave europeísta. El integrismo iniciaba su declive.

El tradicionalismo carlista ante la libertad religiosa (1963-1967) – (2017)

1963 Libertad religiosa

Trabajo de Mercedes Vázquez de Prada Tiffe.

El grupo de jóvenes universitarios de talante más abierto que sus jefes, consideraba, por el contrario, demasiado cerrados los principios tradicionalistas. Desde finales de los 50 trataron por ello de renovar el ambiente clerical y la rigidez ideológica del carlismo. La agrupación universitaria intentaba imbuir al tradicionalismo de los nuevos aires que soplaban en el Vaticano. La recepción española de la encíclica Mater et Magistra (1961), como más tarde de la Pacem in terris (1963), produjo un efecto revulsivo sobre el catolicismo español en su conjunto. Los jóvenes preconizaban la separación Iglesia-Estado y acogían a autores católicos aperturistas como el padre Díez Alegría, el padre Llanos, Joaquín Ruiz Giménez, etc.55. El delegado nacional de AET56, José Antonio Pérez España, destacaba que dentro de las jefaturas regionales faltaba “interés y preocupación por la influencia de los grupos de presión que hay en España: Juventud Obrera, Acción Católica, curas liberalizados, grupos políticos que actúan como grupos de presión, ese es el terreno de batalla de pasado mañana y los carlistas no están en ese ambiente”57. Sigue leyendo

Cuadernos de Historia del Carlismo (1997-2007)

Serie de cuadernos coordinada por Javier Onrubia Rebuelta, también director de la Biblioteca Popular Carlista.

  1. Valle-Inclán, su obra y el Carlismo, María Teresa de Borbón Parma, Octubre de 1997.
  2. José María de Zavala, un testimonio carlista (1924-1992), Noviembre de 1997.
  3. Los cursos de la juventud carlista. Análisis de una década (1964-1974), Joaquín Cubero Sánchez, Diciembre de 1997. Sigue leyendo

Los «Fueros» en el “Esquema Doctrinal” de la AET (1964)

Publicado por la Delegación Nacional de la Agrupación de Estudiantes Tradicionalistas (pp. 11-15).

  1. ¿Qué entiende el Carlismo por Fueros?

Conjunto de leyes que regulan los derechos y libertades de la persona y sociedades infrasoberanas (región, municipio, universidad, sindicatos). Son barrera y cauce. Barrera frente a los abusos del poder y cauce para que discurran las libertades de los españoles. Sigue leyendo

Los carlistas en la guerra de España: El (Decreto de Unificación) de 1937 (1978)

Josep Carles Clemente, Tiempo de Historia, nº 39, 01/02/1978, pp. 4-12.

1978-guerra-civil-y-decreto-de-unificacion

El 12 de octubre, «Festividad de la Raza», instituida mediante decreto por los franquistas, se suceden en todo el territorio dominado por Franco diversas manifestaciones antifranquistas protagonizadas y organizadas por la A.E.T. (Agrupación de Estudiantes Tradicionalistas). Se suceden detenciones en masa en Burgos, San Sebastián, Vitoria y Pamplona (27).

Estos mismos estudiantes carlistas serían los que, en el año 1941 , intentaron organizar el envío de una Compañía de voluntarios a luchar al lado de los aliados en la II Guerra Mundial, para contrarrestar así los efectos propagandísticos de la División Azul. No lograron sus proyectos, siendo detenidos todos los miembros del Comité organizador y encerrados en prisión (28). Sigue leyendo