Archivo de la etiqueta: Juan Vázquez de Mella y Fanjul

Catalunya y els Carlins (1900)

Folleto de Joan Bardina.

La Revolución francesa, cuna del parlamentarismo neo latín, lo es también del centralismo y del individualismo. Así lo reconoce Prat de la Riba, en su discurso de la Asamblea de Manresa y así lo creen todos los pensadores. Porque si reforzar las personas jurídicas y sociales equivale a dar menos importancia al individuo, es evidente que el liberalismo, que deifica al individuo, será antitético con el regionalismo, cuando el objetivo son las personas sociales. De aquí que los partidos liberales españoles hallan sido siempre centralistas; de aquí que lo sean los actuales partidos dinásticos; han de serlo por fuerza, mientras sean liberales y parlamentarios; siendo puras mentiras de engaña tontos todas aquellas promesas de silvelo-liberales. Las ideas nos decían que no podían ser otra cosa; la práctica ha venido a corroborar las ideas. Sigue leyendo

Anuncios

Juan Vázquez de Mella sobre los Derechos de las Regiones (1900)

En la conferencia pronunciada en la Asociación de la Prensa de Madrid, en 1900:

“1.º A conservar y perfeccionar su propia legislación.

2.º A resolver por los Tribunales regionales, dentro de su propio territorio y en última instancia, los litigios que se refieren a su derecho privativo.

3.º Al uso de la propia lengua en las relaciones oficiales interiores en lo que consideren necesario. Sigue leyendo

Juan Vázquez de Mella sobre la Monarquía Federal (1890) y (1916)

Discurso pronunciado en el Congreso el 30 y 31 de mayo de 1890:

«¿Quién puede negarlo sobre todo en España, donde estas regiones forman una verdadera personalidad histórica? ¿Quién puede negarlo aquí, donde la unidad nacional es posterior a las entidades regionales y que, en cierto modo, se ha establecido por pacto implícito, formando eso que yo llamaba con asombro de algunos, «monarquía federal»? Porque aquí, la nación, mejor diré, el Estado central, ha sido la resultante de la unión de varias regiones que antes eran independientes, pero que al unirse no han podido perder aquellas prerrogativas y facultades esenciales a toda entidad jurídica, sobre todo si es de un orden tan superior como lo son las regiones.» Sigue leyendo

Juan Vázquez de Mella sobre el uso de las lenguas (1918)

Fragmento de su discurso en la Semana Regionalista de Santiago de Compostela en julio de 1918:

“Yo afirmo el libre uso de la lengua para todo cuanto quieran y para todo cuando deseen y necesiten los que la hablan en una región; no pongo en esto límites a mi afirmación, que no puede ser más categórica. Para todos los actos, no digo literarios, porque eso nadie lo niega, sino judiciales, para todo puede usarse la lengua regional. Y no comprendo aquellos extraños temores que sienten algunos acerca de la merma que puedan producir en la lengua común las lenguas regionales. Más hay que temer por éstas que por aquella”.

1906. Un carlistón de visita por Dos-Hermanas (2017)

La Semana

05/12/2017

Jesús Barbero

En mayo de 1906, Dos-Hermanas recibió la visita de un ilustre político de la Restauración: el asturiano Juan Vázquez Mella, diputado a Cortes por Estella, Aoíz, Pamplona y Oviedo [1893-1899 y 1904-1916], gran orador y líder del partido carlista. Sigue leyendo

Los carlistas (1985)

Nº 280 de la colección Cuadernos. Historia 16. Incluye artículos de Julio Aróstegui, Martin Blinkhorn, Juan Manuel de la Torre Acosta y Manuel Fernández Cuadrado.

El nuevo militante carlista presentado por Mella no era “una especie de corneja que anida en las grietas de los torreones feudales dispuesto a maldecir todos los descubrimientos científicos y a condenar todas las maravillas de la industria”, ni algo similar a un “poeta romántico que, apesadumbrado con la realidad presente y la nostalgia del pasado, vuelve tristes y llorosos los ojos hacia los siglos pretéritos”, sino un monárquico partidario del progreso compatible con la tradición.

El concepto de democracia en el carlismo (2015)

Trabajo de Josep Miralles Climent y Manuel Martorell Pérez

Fòrum de Recerca, nº. 20, 2015, págs. 163-185

2015 El concepto de Democracia en el Carlismo

Tal como ya habían hecho los liberales en el siglo XIX, el régimen nacido de la Guerra Civil no solo reprimió al carlismo que no se plegó a sus deseos sino que, además, trató de ocultarlo: «En efecto, hubo una cierta conspiración para silenciar la historia de este antiguo y amplio movimiento sociopolítico mantuvieron los liberales y también, muy significativamente, la cultura política oficial del franquismo». Y es que, a pesar de que existió una «relación tortuosa entre el viejo Carlismo y el Régimen de Franco a partir de 1937» (Aróstegui, 1991, I: 30-31), es bastante habitual considerar al carlismo asociado al régimen franquista y unificado en el partido FET y de las JONS, incluso entre historiadores consagrados. Por ejemplo, y pese a las nuevas aportaciones históricas realizadas en sentido contrario (Martorell, 2010 y 2014), Paul Preston defiende que el movimiento carlista aceptó «dócilmente incorporarse al partido único de Franco» (Preston, 2011: 634), y Stanley G. Payne (2010: 11), en el prólogo al libro Requetés. De las trincheras al olvido, dice que «cuando el generalísimo Franco insistió en la absoluta necesidad de alcanzar una unidad política estrecha para ganar la guerra, los carlistas aceptaron su subordinación política en el partido único». Pese a ello, la mayor parte de los testimonios recogidos en ese mismo libro, cuando hablan de la unificación y de Franco, lo hacen, a veces con desprecio, rechazando precisamente ese proyecto político autoritario. Sigue leyendo