En el Museo de Recuerdos Históricos de Pamplona (1955)

Fuente: Museo histórico de Pamplona, Dolores Baleztena, Temas españoles, Madrid, 1955, pp. 4 y 5.

“El abuelo sube muy despacio, y al seguir su paso cansino admiramos por las escaleras retratos de reyes, escudos y grabados. En el descansillo, una preciosa vidriera con el árbol de Guernica, y escrito en la lengua milenaria el lema Jaungoikoa. Soteria. Lege Zara. Erege (Dios. Patria. Fueros. Rey).

Ante este árbol, símbolo de las libertades forales, evocamos a Joshe Mari Iparraguirre, el bardo de la Euskalerria, que luchó como voluntario por la tradición de España, y que, poseído de un sentimiento de internacional fraternidad, pide en su inspirado cantar al árbol santo que extienda sus ramas y dé sus frutos al mundo entero”.

Anuncios

Projecte d’Estatut d’Autonomia de Catalunya, aprovat pel Partit Carlí (1899)

(Publicat l’any 1899 en l’opuscle Catalunya Autònoma. Reproduït a «El Correo Catalán», núms. 18.018, 18.020, 18.022 i 18.024 – 6, 8, 10 i 13 del maig de 1931.)

1.- Principis fonamentals

N’hi ha dos d’indiscutibles. Primer: L’«Estat» espanyol és una «Confederació» indissoluble de tantes «Regions» com Regnes, Principats, Províncies y Senyorius el formaven antigament. Ni les Corts, sense força major, podran encadenar cap part del territori de l’Estat, declarant així impossible el separatisme. Segon: Les Regions son veritables «persones jurídiques», i per lo tant, del tot independentes de son Govern interior. Ni les Corts tenen poder per a conculcar l’autonomia de les Regions, que com a conseqüència de causes naturals, és indestructible. Així, elevant a principi la descentralització del Poder, és impossible el despotisme. Hi ha tres menes d’autonomia: administrativa i econòmica, jurídica i política, i absoluta independència. Al rebutjar aquesta última, en virtut del primer principi, afirmem les altres al més radicalment possible. Sigue leyendo

La falacia vasca de Joseph Conrad (2018)

El Correo

28/09/2018

Óscar B. de Otálora

El genial autor fabuló sobre una relación con los carlistas y una conspiradora guipuzcoana que jamás existió

Los libros sobre el mar, la aventura y la condición humana no serían lo mismo sin Joseph Conrad. No solo la literatura le ha consagrado un puesto en su altar. La cultura del siglo XX sería distinta sin la adaptación queFrancis Ford Coppola realizó de su novela ‘El corazón de las tinieblas’ al rodar ‘Apocalypse Now‘. Conrad elevó a categoría de mito ese viaje interno y externo en el que un hombre se enfrenta a la naturaleza y a sus propios demonios. Según la leyenda que el propio autor quiso forjar, ese viaje hacia la oscuridad tiene una de sus raíces en la juventud del propio escritor, un momento oscuro en el que, según la leyenda alimentada por el autor polaco, intentó suicidarse en 1878 en un confuso incidente por amor.La versión más literaria sitúa en el centro de la trama a una joven vasca implicada en el contrabando de armas para los carlistas, operación en la que el propio Conrad habría tomado parte. Esta es la versión más extendida y son decenas los autores que la dan por buena. Pero todo es una fabulación. Sigue leyendo

Liberales y carlistas: Una guerra entre vecinos (2018)

elnacional.cat

23/09/2018

Marc Pons

Prats de Lluçanès (Osona), 4 de octubre de 1833. Estalla la Primera Guerra Carlista en Catalunya (1833-1840). Sólo hacía cinco días que había muerto Fernando VII y que había sido proclamada su hija, entonces una niña de tres años, que reinaría como Isabel II. La Primera Guerra Carlista y las dos sucesivas, oficialmente enfrentaron a los partidarios de Isabel ―coronada después de la derogación de la borbónica Ley Sálica que prohibía a las mujeres heredar la corona―, con los de su tío Carlos, hermano del difunto rey y segundo en la línea sucesoria antes de la maniobra de Fernando. También enfrentó a los liberales, concentrados en torno a la figura de la reina-niña contra los absolutistas ―llamados también apostólicos― que cerraron filas en torno al tío. Pero en Catalunya el conflicto adquirió unas motivaciones que iban mucho más allá de la ideología de estado. Sería una guerra entre viejos conocidos que guardaban en el cajón de la memoria y en la bodega de las armas viejas disputas que se remontaban, en ocasiones, a varias generaciones. Sigue leyendo

Víctor Pradera (1953)

1953 Víctor Pradera

Fuente: Carlos Guinea Suárez, Temas españoles, nº 37, Publicaciones españolas, Madrid, 1953, 31 + IV páginas.

El político Víctor Pradera, cuyo foralismo fue cuestionado y negado en múltiples ocasiones por las plumas de intelectuales carlistas como Jesús Etayo o Melchor Ferrer, en cambio fue exaltado por el régimen franquista como un supuesto gran ideólogo tradicionalista. En 1918 adquirió fama por sus ataques parlamentarios al nacionalismo vasco y catalán. No mucho después rompía con el Partido Jaimista. En 1931 se negó a participar en las candidaturas católicas vascas por la inclusión del PNV y la defensa del llamado Estatuto de Estella. Sus ideas realmente tenían mucho  (muchísimo) más que ver con el nacionalismo autoritario de la Acción Francesa de Maurras que con el federalismo carlista.

I

De Víctor Pradera puede decirse, con el verso de un poeta francés, que desenterró el sol antes de que llegara el alba. Por la gracia de las ideas y la conducta, este hombre, nacido en la España ochocentista, sobrevive a la muerte física, que le llegó en sazón que había alcanzado un punto de beatitud. Vio, en las sombras de la vida de España, mientras la patria empezaba a sufrir cruel martirio y despedazamiento, la remota claridad cenital que sólo podían divisar los elegidos. Sigue leyendo

Un libro turbador (2011)

Nabarralde

02/02/2011

Mikel Sorauren

La obra que acaba de aparecer recientemente de MANUEL MARTORELL: RETORNO A LA LEALTAD, referida a la trayectoria seguida por el Movimiento carlista a partir del 18 de Julio del 36, me provoca un temblor ineludible, a mí, que crecí en el ambiente de quienes fueron protagonistas de los acontecimientos. El autor busca colocar en su sitio hechos, grupos y personas. Le mueve –al parecer- el interés en rectificar perspectivas tradicionales sobre todo este conjunto, que han sido muy negativas con respecto a los carlistas que intervinieron en la guerra.

La turbación a la que me refiero es resultado de la identificación que experimente con los protagonistas de los hechos hasta los 18 años, por circunstancias que no son del caso. Posteriormente me alejé completamente de tal perspectiva e invertí mis puntos de vista al respecto. Martorell  hace un esfuerzo por matizar las condiciones en las que se produjo la intervención carlista en el conflicto; la participación en el frente, represión en la retaguardia, implicaciones y desacuerdos con el régimen instalado por los militares y falangistas –fascistas españoles-. Creo que intenta reducir la intervención del Carlismo en la represión y resaltar su aportación altruista a la causa, mediante la presencia en el frente y el trabajo de ayuda en la retaguardia. No me atrevo a afirmar que tenga razón siempre, pero es innegable que el conjunto de aspectos debe someterse a revisión; al menos con la finalidad de situar las cosas en su sitio. Sigue leyendo

Una historia de Vasconia: Triunfo y caída del carlismo vasco (2017)

Un intento de aproximación histórica al carlismo vasco desde la proclamación de la II República (1931) hasta los sucesos de Begoña (1942), muy centrado en la evolución de su compleja relación con el PNV, desde la inicial alianza  católico-foral de 1931 con motivo del Estatuto de Estella hasta el posterior enfrentamiento armado entre requetés y gudaris en el marco de la Guerra Civil española. El documental está claramente orientado en favor del PNV, olvidando diversas conversaciones conspirativas antes y después del 18 de julio de 1936. Igualmente olvida el manifiesto de Jaime III con motivo de la proclamación de la II República. Por otro lado, el calificar a Víctor Pradera como el principal ideólogo del carlismo durante el siglo XX es un absurdo sin pies ni cabeza.