Escritores carlistas en la cultura vasca: Sustrato linguístico y etnográfico en la vascología carlista

José Javier López Antón, Pamiela, Pamplona, 1999.

Este libro incide en una perspectiva del carlismo relegado por la historiografía tradicional, cual es el su aspecto socio-cultural. El carlismo merecía ser tratado desde una visión más amplia: una visión que no se redujese a la mera historia militar de este fenómeno, decisivo para la comprensión de la evolución política de los siglos XIX y XX.

Sorprende que hasta hoy los aspectos socio-culturales del carlismo no hubiesen sido considerados en toda su extensión. Por ello, la perspectiva que ensaya José Javier López Antón en las páginas de Escritores carlistas en la cultura vasca, viene a ofrecer una visión innovadora y renovada del renacimiento cultural vasco y del propio movimiento carlista.

«La verdadera naturaleza del carlismo ha sido ocultada deliberadamente» (2007)

DiarioVasco.com

17/01/2007

Nerea Azurmendi

Ha revisado la historia del carlismo a través de un diccionario histórico

Renunciando a una objetividad en la que no cree, pero no al rigor documental, Josep Carles Clemente (Barcelona, 1935) ha publicado el Diccionario histórico del carlismo. Una obra que, en su presentación, fue calificada de «novedosa y sin precedentes; útil, didáctica y aún por completar». Sigue leyendo

“En cambio el carlista que habla bien de España en euskara, está haciendo profesión de vasquismo a cada palabra que dice. Es en definitiva más nacionalista vasco que los jelkides que hablan en castellano, por muy mal que hablen de España o de Francia”

Fernando Sarrail de Ihartza (seudonimo de Federico Krutwig-Sagredo), La Nueva Vasconia, Ediciones Norbait, Buenos Aires, 1968, p. 28.

“El rey legítimo, al que se presentan (…) como una especie de déspota socialista, de bandido generoso y caballeresco que despojará a los ricos en beneficio de los pobres”

Blasco Ibáñez, “Las dos Españas”, El Pueblo, 20 de agosto de 1897.

Sobre las provincias vascongadas, una parte de Cataluña y lo más alto del reino de Valencia, habría que trazar muchas manchas negras, el color de la noche eterna y abrumadora (….) La España tradicional tiene sus adoradores en las montañas vascongadas, donde una ruda y feroz población que ignora el idioma nacional vive sometida al cura (…) donde manadas de siervos de la brutalidad se consuelan de la miseria rezando mucho y deseando que triunfe el “rey legítimo”, al que se presentan (¡pobres mentecatos!) como una especie de déspota socialista, de bandido generoso y caballeresco que despojará a los ricos en beneficio de los pobres.

“No se cumple, con menoscabo de nuestros Fueros, ninguna orden ni decreto de ninguna autoridad, ni del Rey ni del Papa”

Román Oyarzun, Historia del Carlismo, 1939, p. 595.

Como muestra del celo y energía con que defendían las prerrogativas y derechos forales, copiamos a continuación parte de una comunicación que la Diputación carlista de Álava dirigió al Comandante militar de D. Carlos en dicha provincia, D. Rafael Álvarez. Decía así: «Que en esta tierra, señor, no se cumple, con menoscabo de nuestros Fueros, ninguna orden ni decreto de ninguna autoridad, ni del Rey ni del Papa, más que en materia de dogmas».