Lamindano, día del Partido Carlista de Vizcaya (2001)

Fragmento del discurso de José Mª Porro Sainz, secretario general del Partido Carlista de Vizcaya.

Algunas veces resulta difícil comprender que existan carlistas favorables a la actual Constitución española.

Yo como vizcaíno solo puedo admitir una Constitución Española, la que reconozca la libertad constitucional de cada uno de los pueblos españoles. Es decir, que reconozca que los Fueros de Vizcaya son mi Constitución, como los Fueros de Valencia son la Constitución de Valencia, y así con cada región o nacionalidad española. Sigue leyendo

Las Tres Convivencias (1975)

Editorial de Esfuerzo Común, núm. 212, 1º de Mayo de 1975.

El Socialismo de Autogestión es la estructura que el Carlismo propone es este momento histórico. Autogestión se ha de dar en las tres comunidades en que el hombre vive; comunidades interrelacionadas pero distintas: convivencia en el marco de la vecindad, convivencia en el marco del trabajo y convivencia en el marco de las comunidades ideológicas o políticas. Sigue leyendo

Aspectos de la cultura política del carlismo en el siglo XX (2005)

2005MirallesCulturaPolítica

Trabajo de Josep Miralles Climent.

Posteriormente fue reproducido en el libro El Carlismo frente al Estado español. Rebelión, lucha y cultura política.

A través de unas cuantas pinceladas de hechos y acontecimientos que se han dado en el movimiento carlista durante el siglo xx, he intentado plasmar el desarrollo o evolución de su cultura política. He partido de la base de que el carlismo es un movimiento más complejo de analizar de lo que a simple vista parece; que su evolución no ha sido lineal, y que no se puede hablar de uno, sino de varios carlismos. En este trabajo me he centrado en los acontecimientos que ha venido reivindicando el sector más progresista del mismo, y que de alguna manera son la justificación de su evolución hacia la izquierda, pero sin desdeñar otros aspectos que estarían más próximos al sector tradicionalista. He focalizado la evolución político-cultural del carlismo en los siguientes aspectos: la religiosidad; la sociabilidad en los Círculos Culturales; la defensa de las culturas autóctonas periféricas; la cultura obrera y sindical; la cultura juvenil y estudiantil; la cultura de la violencia; fiestas, ritos y conmemoraciones carlistas; y la evolución cultural e ideológica, incluyendo el papel de las mujeres. Todo ello se ve atravesado por un importante elemento de su historia como ha sido la defensa de la legitimidad, es decir, su adhesión a una dinastía que ha estado proscrita desde el nacimiento del carlismo. Una marginación que ha alcanzado también al propio movimiento que, pareciendo nadar siempre a contracorriente, ha permanecido en posiciones alejadas no sólo de poder, sino de la cultura dominante en cada momento de su historia.

Pascual Gamundi (2000)

Gamundi2consuEstadoMayor

Gran Enciclopedia Aragonesa

(Aragón, 1817 – Biarritz, Francia, 1884). Último comandante general carlista de Aragón en la tercera guerra carlista (1872-1876). A los 16 años se presentó voluntario en la primera guerra (1833-1840 a las órdenes del general Quílez, participando en las acciones de Mayals, Cruz de Saboya, Batea, Fórnoles, Caspe, Mosqueruela, Maella, Beceite, Valderrobres, Terrer, Oriamendi, etc. A los cuatro años de campaña ostentó los galones de capitán. El general Cabrera le confirió el mando de sus miñones, con los que obtuvo el empleo de coronel. Cayó prisionero en el sitio de Morella y estuvo preso en Zaragoza, hasta que en el año 1844 logró escaparse y emigrar a Francia. Sigue leyendo

Carlismo (2000)

Gran Enciclopedia Aragonesa

A la crisis y posterior derrumbe del Antiguo Régimen  sucedió en todo el territorio español una serie de levantamientos provocados por el desmontaje de las viejas instituciones populares. La nueva oligarquía dominante —compuesta por la burguesía  ascendente, la aristocracia fernandina, los cuadros superiores del ejército y la alta jerarquía eclesiástica—, se arremolinó en torno al vacilante monarca Fernando VII  y a su sucesora la futura reina Isabel II , con objeto de preservar sus privilegios de clase y realizar la llamada revolución liberal. Al otro sector, enfrentado a la oligarquía en el poder, se le denominó carlista por apoyar la sucesión al trono a favor de Carlos María Isidro de Borbón (Carlos V en la genealogía legitimista). Apoyaba a este sector el bajo clero, la pequeña aristocracia rural y el campesinado. Sigue leyendo

Guerras Carlistas (2000)

Gran Enciclopedia Aragonesa

Tres fueron las contiendas civiles en las que intervinieron los carlistas en el siglo XIX. La primera estalló el 3-X-1833 en Talavera de la Reina (Castilla) para finalizar en 1840 en tierras catalanas y aragonesas. La cabeza dinástica fue Carlos V (Carlos María Isidro de Borbón), hermano de Fernando VII , y las figuras militares y populares más destacadas fueron el vasco Tomás de Zumalacárregui (1788-1835) y el catalán Ramón Cabrera  (1806-1877). Sigue leyendo