Archivo de la etiqueta: Muthiko Alaiak

Muthiko Alaiak: Nuestra Historia. Algo de historia sobre nuestros 50 primeros años (1931-1981)

Ignacio Baleztena

Ignacio Baleztena Askárate. Fundador del Muthiko Alaiak.

Fuente

RECIEN estrenada la década de los 30 apenas han llegado hasta la recoleta Iruña los ecos del escándalo del “Martes Negro” de Wall Street, y a la mayoría de sus habitantes les trae sin cuidado la puntualidad de los trenes en la Italia mussoliniana o la crisis de la República de Weimar. La ciudad conserva todavía su fisonomía decimonónica, con sus viejas rúas grerniales, sus cuencanos camino del mercado de Santo Domingo, los artesanos trabajando -a la vez que chafardeando- en la puerta del taller y ese inveterado aíre clerical que tanta guerra le daba a Pío Baroja.

Los vecinos de la Navarrería han visto desaparecer las murallas de Tejería, y los de San Cernin y San Nicolás los baluartes y las vetustas puertas de puente levadizo. La ciudad se expansiona con el Ensanche Nuevo y se traza la Avenida de Carlos III el Noble con aires de gran boulevard, por la certera intuición de los ediles que la ven como futura arteria principal de la Pamplona moderna. Se habla, incluso, de que piensan demoler el Gaiarre para enlazar la Avenida con la Plaza del Castillo. Víctor Eusa, por su parte, muy en la onda. se dedica a atestar la ciudad de edificios cubistas y colonias de chalets racionalistas. Sigue leyendo

Anuncios

La descomposición de Nafarroa (2007)

Deia

24/08/2007

Koldo San Sebastián 

A una de las primeras personas a las que conocí en Pamplona cuando llegué a estudiar en un lejano 1973, se llamaba Javier Goyena. Adorador de Baco y seguidor de Carlos Hugo de Borbón Parma, trataba de introducirme en los secretos de la Vieja Iruña. Cuando el tinto mojao había descargado sobre nosotros toda su fuerza, me llevó al Muthiko. No las tenía todas conmigo porque, para empezar, se accedía por el portal de una casa normal. Goyena resoplaba a pesar de que subimos en ascensor. Entramos y descubrí lo que era el Muthiko Alaiak: una peña sanferminera formada por carlistas. Mi nuevo amigo era su presidente. En aquellos días, en la pared de la pequeña oficina, había un retrato de Carlos VII, el pretendiente carlista, tocado con txapela roja, vestido con capote militar y, junto él, un gran dogo. ¡Me había metido en un nido de carlistas, yo que procedía de tradición liberal y abertzale! Fueron carlistas -en su mayoría navarros- quienes ocuparon Lekeitio en 1937 y quienes detuvieron a mi tío el cura en Ermua por la misma época. Sigue leyendo

La oposición al colaboracionismo carlista en Navarra (2015)

1960s Navarra oposición

Trabajo de Mercedes Vázquez de Prada Tiffe.

«En abril de 1966 Astrain fue cesado y sustituido por una comisión reorganizadora, presidida por José Ángel Zubiaur, hasta entonces secretario de la Junta Regional, que nombró con fecha 15 de marzo José María Zavala (…) El carlismo navarro dirigido por Zubiaur volverá a partir de entonces a la trayectoria independiente que continuarán criticando quienes rechazaban el sesgo nacionalista que adoptaba gran parte de la junta (…) Alertaba el exjefe regional sobre maniobras fueristas y criticaba el nacionalismo que predominaba en el Muthiko. En su opinión, había una maniobra contra la jefatura nacional que tramaban Vizcaya, Guipúzcoa y Navarra a petición de la segunda» (p. 803).

Nuevas líneas de investigación en la historia del Carlismo (2011)

nuevas-lineas-de-investigacion-en-la-historia-del-carlismo

Trabajo de Manuel Martorell Pérez (2011).

La participación en este congreso celebrado en Madrid me permitió constatar lo extendidas que estaban, incluso entre los historiadores, algunas simplificaciones sobre el carlismo y que todavía no se tenían en cuenta las recientes aportaciones historiográficas volviéndolo a estudiar como un fenómeno sociopolítico de gran complejidad cultural y antropológica. Lamentablemente, cuando abrió sus puertas en Estella el Museo del Carlismo, pude comprobar que este esquematismo se reflejaba también en su apuesta museográfica. Su exposición principal y permanente aparecía encorsetada, al principio y al final, por simplificaciones que no estaban a la altura de los avances académicos en la materia. En el comienzo de la muestra, al explicar sus orígenes, el carlismo queda reducido de forma tópica a una reacción absolutista y contrarrevolucionaria sin tener en cuenta sus vínculos con aquellos sectores que, oponiéndose al proyecto político de la burguesía a comienzos del siglo XIX, pretendían salvar los valores democráticos que los derechos forales constituían en el Antiguo Régimen. Verdadera consternación provocaba que esa exposición central acabara con la tajante afirmación de que el carlismo se había integrado en la Falange, algo que no se corresponde con la realidad de lo ocurrido en torno al Decreto de Unificación, según las últimas investigaciones Sigue leyendo

La Comunidad Foral de Navarra recupera su histórica relación con Euskal Herria (2015)

Uno de los cuatro leones del mausoleo de Estella que sujetan los escudos de Guipúzcoa, Vizcaya, Álava y Navarra. M. MCuarto Poder

25/06/2015

Manuel Martorell

PAMPLONA.– Los sorprendentes resultados electorales en Navarra y el correspondiente traspaso del poder regional y local a formaciones nacionalistas –respectivamente Geroa Bai y EH Bildu- han vuelto a poner en primer plano la relación de Navarra con el País Vasco y la tergiversación que se ha hecho durante las últimas décadas de cualquier idea en este sentido. Sigue leyendo

Detenidos en Pamplona (1968)

Fuente: Revista Montejurra, nº 41, Septiembre de 1968, p. 29.

En la madrugada del 7 al 8 de septiembre, fueron repartidos varios miles de hojas —firmadas por los llamados Grupos de Acción Carlista (G. A. C.)— en el pueblo navarro de Sangüesa. Las octavillas hacían alusión a la actuación de la Comisión Organizadora de los Juegos Florales al nombrar Reina de los mismos a la Srta. Fraga, hija del Ministro de Información y Turismo. Parece ser que esas hojas —conceptuadas como supuestamente delictivas por menosprecio del Gobierno y del Ministro de Información y Turismo— fueron lanzadas a las calles sangüesinas desde unos automóviles. Un vigilante nocturno realizó varios disparos en un fallido intento por detener un vehículo. Sigue leyendo

Los carlistas al servicio de Su Británica Majestad

scan10011

Mikel Rodríguez, Espias vascos, Txalaparta, Tafalla, 2004, pp. 111-113.

El embajador de Londres ante Franco, sir Samuel Hoare, sentía, como gran parte de la clase política conservadora, simpatía por los vascos. Pero era un parlamentario de primera fila -un antiguo ministro de Exteriores y de Interior a quien Churchill había mandado a España con la misión de evitar la guerra- y en su actuación la simpatía personal valía un comino. Nunca haría nada que pudiese provocar una crisis con Franco. Sigue leyendo