Archivo de la etiqueta: Libros digitalizados

Historia del memorable sitio y bloqueo de Barcelona y heroica defensa de los fueros y privilegios de Cataluña en 1713 y 1714 (1871)

Volumen I de esta importante obra de reivindicación de la Barcelona austracista, escrita por el militante carlista Mateo Bruguera.

1871 Vol I – Historia del memorable sitio y bloqueo de Barcelona

Programa de la Agrupación Electoral Montejurra (1977)

La Alcarria Obrera

El 15 de junio de 1977 se celebraron las que han pasado a la Historia como las primeras elecciones democráticas de la Transición española. Sin embargo, cuando se celebraron esos comicios ni todos los partidos políticos de la oposición democrática eran legales ni todos los presos y exiliados habían podido volver a casa libremente y ejercer su derecho al sufragio. El Partido Carlista aún estaba fuera de la ley (como los republicanos y el conjunto de la izquierda más allá del PCE) y se tuvo que conformar con presentar agrupaciones electorales sin sus siglas, en ocasiones solo y a veces en compañía de otros (con el MCE, por ejemplo). En Navarra lo hizo bajo el nombre de Agrupación Montejurra, de la que aquí presentamos su programa político completo. Desde entonces, nunca dejó de participar el Partido Carlista en los comicios con más o menos presencia (en octubre de 1982 sólo se presentó en La Rioja) y siempre con poco éxito, hasta estas pasadas elecciones en las que, por primera vez, no hubo ninguna candidatura carlista.

Numerosos partidos políticos no están aún legalizados, mientras otros pueden actuar con completa libertad ante nuestro pueblo. Esta evidente e increíble discriminación nos obliga a presentar la alternativa autonomista, socialista y autogestionaria de los carlistas bajo la forma de candidatura independiente. Lo que viene a continuación son los planteamientos, los análisis y las propuestas inmediatas que los carlistas consideramos hoy imprescindibles para avanzar decididamente por el camino de la democracia, que las luchas populares han ido abriendo. No hace falta insistir en que se trata de un breve resumen de lo que pensamos en el momento actual. Sigue leyendo

Por Navarra, para España (1921)

Fuente

Folleto de Víctor Pradera, escindido en 1919 del Partido Jaimista para crear el Partido Tradicionalista, que recoge la polémica periodística que mantuvo con los jaimistas Joaquín Baleztena, Jesús Etayo y Conde de Rodezno en relación al proyecto de un monumento de homenaje a los defensores agramonteses del castillo de Amaiur en 1522.

1921 Por Navarra, para España

Pradera, contaminado de nacionalismo español, acusará a sus oponentes jaimistas de haber asumido las tesis del nacionalismo vasco: «¡A qué situación ha llegado el jaimismo que reniega, por el virus nacionalista que en sus venas se ha inyectado, de la fuente de la legitimidad!». (p. 19)

Observaciones de un viejo carlista a unas cartas del Conde de Rodezno (1946)

Justa alarma ha venido inspirando a los carlistas la no disimulada actuación juanista del Conde de Rodezno. Los que ya somos viejos, encanecidos en las luchas carlistas, tenemos dolorosa experiencia de actividades de Don Tomás Domínguez Arévalo, tendentes a sacar a la Comunión de sus posiciones. Él, de un carlismo estático e ineficaz, es quien, en todas las épocas críticas que ha conocido, ha sustentado la misma desalentadora tesis: «El Carlismo está en vía muerta; es un organismo inoperante». Y en una «consecuencia» política invariable, ha propugnado en todo momento la colaboración de la Comunión con cualesquiera otras tendencias políticas que han ido surgiendo en su extrarradio, bajo pretexto de atraerse a los afines. Esto le ha conquistado en su historia política dos notas características de su personalidad: para el gusto de los liberales, es el Conde de Rodezno modelo de tolerancia; para el sentir de los carlistas, es el Conde de Rodezno exponente de flaqueza y falta de fe.

Por tanto, cuando lo hemos visto actuar cerca de Don Juan de Borbón, en constantes tertulias con aristócratas juanistas; cuando hemos sabido que había ido a Estoril, todos los carlistas que no somos débiles ni tolerantes hemos experimentado el temor y la alarma, viendo en sus pasos una maniobra. Sigue leyendo

La Legitimidad y los legitimistas. Observaciones de un viejo carlista sobre las pretensiones de un Príncipe al Trono de España (1948)

DEDICATORIA

A dos antiguos amigos

Fuimos compañeros en las luchas de los tiempos difíciles. Cuando nuestra juventud no comprendía que la triste visión utilitaria de la vida siempre causa deserciones de los egoístas, de los pusilánimes, de los apocados de voluntad. Seguimos unidos los azarosos días de la República en los combates heroicos. Y cuando España descubrió, una vez más, la grandeza de sus santas rebeldías, a los tres nos tocó sufrir en las mazmorras rojas el peso de la misma tiranía. ¡Dichosos los tiempos de tan entrañable unión! Sigue leyendo