Archivo de la etiqueta: Biblioteca Popular Carlista

Un país en decadencia y una sociedad envilecida (2007)

Publicado en el libro La lucha silenciada del carlismo catalán, bajo el epígrafe de Una presencia permanente. VIII.- Un país en decadencia y una sociedad envilecida (Biblioteca Popular Carlista, núm. 17 , Ediciones Arcos, Sevilla 2007).

La sociedad neoliberal no tiene nada que envidiar a cualquier régimen totalitario, actual o pasado. Aparentemente vencedora de la criminalidad nazi y comunista, ha acabado asumiendo lo peor de los valores y sistemas de ambos tipos de dictaduras.

George Orwell, en su obra 1984, describía una futura sociedad totalitaria controlada por los medios de comunicación, donde el pensamiento único era el camino a seguir y donde el control del Estado sobre los ciudadanos era evidente y perfeccionado. El Gran Hermano era el órgano controlado por el poder que lo domina y lo vigila todo. Con la excusa de combatir la delincuencia o el terrorismo, los edificios, las ciudades, las carreteras, y, pronto, cualquier lugar de paso acogerán la instalación todo tipo de tecnologías, con las cámaras de grabación como mecanismos más visibles, en un avance sin freno hacia una sociedad policial, donde se coarte a la gente y donde el individuo vaya perdiendo, poco a poco, su intimidad personal, sus libertades fundamentales, sus derechos públicos y privados hasta acabar entregando su dignidad en holocausto, para que sirva de carnaza a las fieras que andan sueltas por los parlamentos de la democracia liberal. Sigue leyendo

Anuncios

El Pueblo Carlista, la realidad plural del Carlismo (2007)

Publicado en el libro La lucha silenciada del carlismo catalán, bajo el epígrafe de Una presencia permanente. VI.- El Pueblo carlista, la realidad plural del carlismo (Biblioteca Popular Carlista, núm. 17 , Ediciones Arcos, Sevilla 2007).

El término Pueblo deriva del latín populus y puede remitir, en un sentido de sociedad, a un conjunto de habitantes de una nación (o a una parte de ella, de una región o un país). Como acepción de ruralidad considera una entidad de población de menor tamaño que una villa o ciudad, dedicada principalmente a tareas agrícolas. Nosotros, lo entendemos en el sentido de pueblo llano, de clases populares, que en cada época ha sido conocido por diversos nombres. El común era el pueblo llano. Y el Carlismo siempre ha hablado del común, siempre ha opuesto el concepto de Pueblo al de masas, conjunto de individuos, etc. Sigue leyendo

Aspectos de la cultura política del carlismo en el siglo XX

aspectos-de-la-cultura-politica

Trabajo de Josep Miralles Climent (2005).

A través de unas cuantas pinceladas de tíectios y acontecimientos que se han dado en el movimiento carlista durante el siglo XX, he intentado plasmar el desarrollo o evolución de su cultura política. He partido de la base de que el carlismo es un movimiento más complejo de analizar de lo que a simple vista parece; que su evolución no ha sido lineal, y que no se puede hablar de uno, sino de varios carlismos. En este trabajo me he centrado en los acontecimientos que ha venido reivindicando el sector más progresista del mismo, y que de alguna manera son la justificación de su evolución hacia la izquierda, pero sin desdeñar otros aspectos que estarían más próximos al sector tradicionalista. He focalizado la evolución político-cultural del carlismo en los siguientes aspectos: la religiosidad; la sociabilidad en los Círculos Culturales; la defensa de las culturas autóctonas periféricas; la cultura obrera y sindical; la cultura juvenil y estudiantil; la cultura de la violencia; fiestas, ritos y conmemoraciones carlistas; y la evolución cultural e ideológica, incluyendo el papel de las mujeres.

Montejurra 1976-2006

2006montejurra1976

Ediciones Arcos,  colección Biblioteca Popular Carlista, número 13.

Madrid, mayo 2006. Ilustrado. 101 páginas. 12 Euros.

El libro que ahora presentamos  – que ya va por su tercera edición – , es ante todo un sentido y emocionado homenaje a la memoria de Ricardo García Pellejero y Aniano Jiménez Santos al cumplirse el 30 aniversario de sus asesinatos. Quien lo lea, se hará una idea bastante exacta de lo que ocurrió en Montejurra 76, y por qué ocurrió. Nada fue casual,  fue una operación preparada desde las altas instancias del estado para acabar con el Partido Carlista y lo que este representaba. Sigue leyendo

La lluita silenciada del carlisme català (2007)

2007laluchasilenciada

Jaume Campàs i Fornols, y Julio Gómez Bahillo, La lucha silenciada del carlismo catalán, 2007
210 pp.

Partit Carlí de Catalunya (2008)

La Biblioteca Popular Carlista que dirigeix Javier Onrubia, en el núm. 17, ha editat en castellà un llibre amb el títol La lucha silenciada del Carlismo Catalán. Aquest treball consta de dues parts que ens apropen a una lluita constant i sense treves: la del carlisme català. Una lluita que s’ha tractat d’amagar des de qualsevol instància de poder, però que ha estat, i està, present en l’esdevenir del poble català. Una lluita immersa en l’acció de tots els carlins de les Espanyes. Sigue leyendo

Comentarios a una sentencia reparadora (2003)

José Ángel Pérez-Nievas Abascal

Artículo publicado originalmente en El Federal, nº 18, diciembre de 2003, p. 3, y reproducido en el libro Montejurra 1976-2006, Arcos, Madrid, 2006.

El cinco de Noviembre de dos mil tres la Sección Primera de la Sala de lo Contencioso Administrativo, de la Audiencia Nacional, proclama, oficialmente que Ricardo García Pellejero y Aniano Jiménez Santos, asesinados en Montejurra el 9 de Mayo de 1976, va a hacer veintiocho años, que fueron  víctimas del terrorismo al declarar “NO CONFORME CON EL ORDENAMIENTO JURÍDICO”, la resolución del Ministerio del Interior negándolo. Es decir, lo que todo el pueblo sabía desde entonces, pese a que lo negaran los  autores, cómplices y encubridores, ahora se consagra de manera oficial y se repara una enorme injusticia. Sigue leyendo

Reseña de “Crónica del Carlismo en Valladolid (1833-2007)”

2008valladolid

El Federal

Manuel Herrero Bravo, 386 págs, Biblioteca Popular Carlista, nº 19, Madrid, 2008, 15 €

Se habla continuamente de la necesidad de fijar, de conservar la memoria vivencial de quienes de un modo u otro han sido protagonistas de nuestra común historia, y así, no con la cadencia que sería necesaria, va sucediendo. Sigue leyendo