Archivo de la categoría: ***Las Españas

Prólogo de José Andrés-Gallego a -Carlismo y represión “franquista”- (2009)

“Prólogo” a Manuel Martorell y Josep Miralles, Carlismo y represión “franquista”: Tres estudios sobre la guerra civil y la posguerra, s.l., Ediciones Arcos, 2009, pág. 1-19.

2009 Prólogo de José Andrés-Gallego a Carlismo y represión -franquista-

Los muyahidines de Franco (2011)

El Heraldo de Aragón

22/06/2011

José Luis Melero

Larraz y Sierra-Sesúmaga publican un impresionante libro de los ?Requetés?

Fueron a la guerra y dieron sus vidas por Dios, por la Patria y el Rey: por un Dios en el que había que creer mucho para tratar de comprender que hiciera oídos sordos a la situación de grave injusticia social en que se vivía entonces en España; por una Patria que los había condenado a ser en buena parte siervos de la gleba y carne de cañón en todas las guerras; y por un Rey al que ni conocían y que sería con toda probabilidad un señorito calavera. Pero carlistas habían sido sus padres, sus abuelos y sus bisabuelos, sus familias habían ya peleado en la última guerra carlista y aún en las anteriores, y la tradición pesaba mucho: eran lo que habían sido sus antepasados, sin complicarse más las cosas, por respeto a la Iglesia y a sus mayores. Sigue leyendo

Del Fuero a la República (el surco del carlismo) – (2020)

La U.org

16/01/2010

Jorge Dioni

Hace unas semanas, el diario ABC reveló que la plataforma Netflix había decidido romper relaciones comerciales con su editor, el grupo Vocento, por “motivos ideológicos”. Aunque ninguna de las partes desveló la razón concreta, las informaciones apuntaban a un encarte homófobo de una asociación ultra publicado hace algunos años. ABC se quejó, aduciendo que estaba en juego la libertad de expresión e incluso publicó una enfurruñada nota en la que decía que ver Netflix es peor que ir en coche para el calentamiento global[1]. Nada. La plataforma, con casi 140 millones de usuarios en todo el mundo, no hizo caso a un medio local con medio millón de lectores. Esto es la globalización y ABC es uno de sus perdedores. Sigue leyendo

Bibliografía de temática carlista en “Temas españoles” (1953-1957)

37 · Víctor Pradera · Carlos Guinea Suárez. 1953 [2ª: 1956]

110 · Primera guerra carlista · Santiago Galindo Herrero. 1954

111 · Segunda guerra carlista · Santiago Galindo Herrero. 1954

115 · Generales carlistas · José Sanz y Díaz. 1954

121 · Vázquez de Mella · Luis Aguirre Prado. 1954 Sigue leyendo

Observaciones de un viejo carlista a unas cartas del Conde de Rodezno (1946)

Justa alarma ha venido inspirando a los carlistas la no disimulada actuación juanista del Conde de Rodezno. Los que ya somos viejos, encanecidos en las luchas carlistas, tenemos dolorosa experiencia de actividades de Don Tomás Domínguez Arévalo, tendentes a sacar a la Comunión de sus posiciones. Él, de un carlismo estático e ineficaz, es quien, en todas las épocas críticas que ha conocido, ha sustentado la misma desalentadora tesis: «El Carlismo está en vía muerta; es un organismo inoperante». Y en una «consecuencia» política invariable, ha propugnado en todo momento la colaboración de la Comunión con cualesquiera otras tendencias políticas que han ido surgiendo en su extrarradio, bajo pretexto de atraerse a los afines. Esto le ha conquistado en su historia política dos notas características de su personalidad: para el gusto de los liberales, es el Conde de Rodezno modelo de tolerancia; para el sentir de los carlistas, es el Conde de Rodezno exponente de flaqueza y falta de fe.

Por tanto, cuando lo hemos visto actuar cerca de Don Juan de Borbón, en constantes tertulias con aristócratas juanistas; cuando hemos sabido que había ido a Estoril, todos los carlistas que no somos débiles ni tolerantes hemos experimentado el temor y la alarma, viendo en sus pasos una maniobra. Sigue leyendo

La Legitimidad y los legitimistas. Observaciones de un viejo carlista sobre las pretensiones de un Príncipe al Trono de España (1948)

DEDICATORIA

A dos antiguos amigos

Fuimos compañeros en las luchas de los tiempos difíciles. Cuando nuestra juventud no comprendía que la triste visión utilitaria de la vida siempre causa deserciones de los egoístas, de los pusilánimes, de los apocados de voluntad. Seguimos unidos los azarosos días de la República en los combates heroicos. Y cuando España descubrió, una vez más, la grandeza de sus santas rebeldías, a los tres nos tocó sufrir en las mazmorras rojas el peso de la misma tiranía. ¡Dichosos los tiempos de tan entrañable unión! Sigue leyendo