Archivo de la categoría: ***Síntesis histórica

Historia del Carlismo (1944)

Obra de Román Oyarzun Oyarzun, la primera historia general del Carlismo, cuya primera edición fue publicada en 1939. El libro digitalizado es la segunda edición, que incorpora una «Autocrítica y crítica a los críticos», donde el autor, antiguo militante del Partido Jaimista, manifiesta que «A los integristas y afines, mi obra no les agrada. Es un motivo de orgullo para mí. Quien dice la verdad es lógico que se sienta orgulloso».

1944 Román Oyarzun – Historia del Carlismo (2 edición)

Muthiko Alaiak: Nuestra Historia. Algo de historia sobre nuestros 50 primeros años (1931-1981)

Fuente

RECIEN estrenada la década de los 30 apenas han llegado hasta la recoleta Iruña los ecos del escándalo del “Martes Negro” de Wall Street, y a la mayoría de sus habitantes les trae sin cuidado la puntualidad de los trenes en la Italia mussoliniana o la crisis de la República de Weimar. La ciudad conserva todavía su fisonomía decimonónica, con sus viejas rúas grerniales, sus cuencanos camino del mercado de Santo Domingo, los artesanos trabajando -a la vez que chafardeando- en la puerta del taller y ese inveterado aíre clerical que tanta guerra le daba a Pío Baroja.

Los vecinos de la Navarrería han visto desaparecer las murallas de Tejería, y los de San Cernin y San Nicolás los baluartes y las vetustas puertas de puente levadizo. La ciudad se expansiona con el Ensanche Nuevo y se traza la Avenida de Carlos III el Noble con aires de gran boulevard, por la certera intuición de los ediles que la ven como futura arteria principal de la Pamplona moderna. Se habla, incluso, de que piensan demoler el Gaiarre para enlazar la Avenida con la Plaza del Castillo. Víctor Eusa, por su parte, muy en la onda. se dedica a atestar la ciudad de edificios cubistas y colonias de chalets racionalistas. Sigue leyendo

Carlismos (2019)

ABC

30/06/2019

Jon Juaristi

Pequeña aportación personal al concepto de tardocarlismo (según el maestro Camacho)

En sus escritos sobre la España del Sexenio, Marx caracterizó a los seguidores de don Carlos como bandoleros. En todas partes, escribió, hay bandoleros, pero sólo en España existe un bandolerismo político: el carlismo.

En realidad, esta ocurrencia del don Carlos comunista no era muy original. Los revolucionarios franceses habían tratado de bandoleros a los vendeanos. Uno de los best-sellers del legitimismo borbónico se titula Une familie de brigands en 1793, novela de 1873, supuestamente autobiográfica, de Marie de Sainte Hermine. En realidad, la escribió un jesuita, Jean Charruau. Probablemente Victor Hugo se inspiró en ella para su Noventa y tres, publicada un año después.

También los orangistas habían colocado el marbete de bandidos a los jacobitas escoceses. Carlistas, vendeanos y jacobitas compartían algunos rasgos. En su mayoría eran campesinos, católicos y pobres. Seguían a reyes sin trono, a curas y a nobles de bajo rango. Portaban escapularios. No eran lo que se dice tolerantes en materia de ideas o creencias, pero lo de definirlos como bandidos parece pura propaganda del enemigo. Sigue leyendo

Estella, la otra capital de España (2019)

La Vanguardia

14/04/2019

Pepe Verdú

Reyes, gobierno e instituciones del carlismo adoptaron la ciudad navarra como sede durante el siglo XIX

Serán simplezas mías, pero el aire huele a pólvora. Lo percibo incluso aquí, dentro del palacio del Gobernador, donde visito el Museo del Carlismo. La ciudad de Estella (Lizarra en euskera) ha vivido tantos bombardeos, tantas descargas de fusilería, tantas hazañas y tantas atrocidades, que un runrún de batallas campales flota aún en el ambiente. Entiéndanme, esta es una ciudad maravillosa: bonita, cuidada, monumental, moderna, segura, hospitalaria… Además, se come y bebe de rechupete. Pero su historia consterna. Recapacito al respecto mientras visito el museo, que divulga los orígenes del carlismo, sus ideas, los conflictos bélicos en los que participó, la propaganda… La instalación expone carteles, armas, banderas, uniformes, documentos o fotografías. Buena parte de sus fondos proceden de un préstamo que el Partido Carlista hizo al Gobierno de Navarra en el año 2000. Sigue leyendo

Carlins i carlisme (2014)

El Matí Digital

31/03/2014

Ramon Felipó

Fou una de les ideologies polítiques que va tenir molta importància a Catalunya fins a la fi de guerra civil de 1936-39. Van fer guerres i lluita política, mai van guanyar, eren gent de país i conviccions. A Catalunya ara, ja ningú es recorda dels carlins. Mai no entendré aquesta estranya mania de certs historiadors d’ara que passen de l’ocupació militar de Felip V a l’entrada de Franco a Barcelona. Clar que els carlins de l’autentica família “reial” s’acabaren amb la mort de Jaume III i Alfons Carles. Després vingueren els Borbó Parma (Xavier i Carles Hug) que feren passar als seus seguidors, amb molts pocs anys, d’un tradicionalisme integrista a un socialisme autogestionari, que crec que mai ningú va entendre del tot. Sigue leyendo

Prólogo de Josep Benet a «El Carlismo y las autonomías regionales» (1974)

Prólogo al libro «El Carlismo y las autonomías regionales» (1974), de Evaristo Olcina Jiménez.

El escritor y político republicano catalán, Pere Coromines, que en su juventud fue uno de los acusados en el Proceso de Montjuich, en una conferencia dada en el Ateneo de Barcelona en 1927, se lamentaba de que los estudios sobre la historia del carlismo fueran tan poco cultivados. Y hacia observar que los que hasta aquel momento se habían publicado eran, por lo general, de signo parcial, ya que pretendían defender, unos, la idea y actuación liberal, y otros, la carlista. Eran, por así decirlo, escritos de combate. Ante esta situación, Pere Coromines pedía que se renovaran los estudios sobre las guerras carlistas –«cal renovar els estudis carlins», escribía- y que se entrara en una etapa de objetividad.  Sigue leyendo

Una cita de Roger Garaudy

“Advertía Marx, hace más de un siglo, que el carlismo era un movimiento de profundas raíces populares que luchaba, en nombre de las viejas libertades de los Fueros, contra la centralización burocrática y contra la integración en el sistema capitalista propugnado desde el extranjero. Ahí se ve, pues, cómo la historia del carlismo ha estado ligada a la evolución del socialismo español.”