Archivo de la categoría: Martin Blinkhorn

Una reflexión de Blinkhorn

Blinkhorn, Martin, Carlismo y contrarrevolución en España 1931-1939, Editorial Crítica, Barcelona, 1979, p. 425.

«A pesar de la indudable conciencia social de muchos carlistas tomados uno por uno, y a pesar del revolucionarismo, en gran parte verbal, de la Juventud, el carlismo de los años 30 fue en la práctica antirrepublicano y antiizquierdista de pies a cabeza. Sin embargo, sacar de los hechos mencionados la conclusión de que el carlismo debe quedar congelado en la posición política e ideológica adoptada en los años 30 equivale a considerar este movimiento históricamente complejo y único bajo una luz demasiado simplista».

Algunas consideraciones sobre el carlismo navarro (1988)

Trabajo de Martin Blinkhorn en Príncipe de Viana. Anejo, Nº. 10, 1988 (Ejemplar dedicado a: Primer Congreso General de Historia de Navarra. Comunicaciones: Historia Contemporánea), págs. 67-72.

1988 Algunas consideraciones sobre el carlismo navarro

Como la mayoría de los movimientos políticos de derechas -y, aunque se puede dudar esta etiqueta, conviene aplicarla aquí- el carlismo presenta al menos dos caras, la de la base popular y la del liderato. Ya queda claro que, durante la primera mitad del siglo XIX, la base popular de la causa carlista constituyó una respuesta amplia y «multiclasista» a las tendencias modernizantes y centralizantes del estado liberal, así como a la intrusión en la economía regional de las manifestaciones capitalistas ligadas al liberalismo. Hay que tener en cuenta que, en el norte de España durante la época de las guerras carlistas e incluso al fin del siglo, no existía otra forma de protesta popular contra dichas tendencias. Aunque no se puede aceptar sugestiones -políticamente más que intelectualmente inspiradas- de que esta respuesta fuera «incipiamente socialista» (¿qué frase más absurda en este contexto?), al mismo tiempo hay que reconocer que tampoco contiene nada que se pueda considerar como intrínsicamente derechista. La verdad es que durante y después de la primera guerra carlista ocurrió lo que podemos llamar un proceso de vinculación entre dos antiliberalismos, uno de ellos «popular» y el otro «elitista».

 

Los carlistas (1985)

Nº 280 de la colección Cuadernos. Historia 16. Incluye artículos de Julio Aróstegui (“Génesis del Carlismo” y “Años de oro y sangre”), Martin Blinkhorn (“Cisma en el Tradicionalismo (1876-1931)”), Juan Manuel de la Torre Acosta (“El Carlismo en la II República”) y Manuel Fernández Cuadrado (“Guerra y Unificación”). También incorpora una selección de textos históricos realizada por Josep Carles Clemente.

1985 Los carlistas. Cuadernos Historia 16

Sigue leyendo

Entrevista con Martin Blinkhorn: El carlismo de nuestro tiempo (1977)

Javier Alfaya, Triunfo, nº 762, 03/09/1977, pp. 34-35. Incluye una fotografía del Montejurra de 1966.

1977-martin-blinkhorn

J. A. – Profesor Blinkhorn, ¿cuál es su opinión sobre la evolución actual del carlismo?

M. B. – Bueno, si se trata del Partido Carlista, entonces me parece que su trayectoria actual es muy interesante. Creo que sólo hay otro ejemplo de un partido, de una organización de las derechas que ha evolucionado hacia la izquierda: el peronismo. Yo no digo que existan muchos paralelos entre ambos, pero de hecho existen. Algunos sostienen que esa evolución carlistas es artificial, absurda incluso. Yo no coincido con esa opinión, al menos totalmente, porque como estudioso de los movimientos de derechas pienso que en todo movimiento de este tipo donde haya una base de masas existe la posibilidad de que se produzca una evolución hacia la izquierda, al cambiar las condiciones, las circunstancias y pasados los años.

(…) En el pasado, uno de los fallos más grandes del carlismo –y de todas las derechas- fue que no conquistó a la clase obrera. Es natural que ahora, cuando todo el mundo habla de la clase obrera, el carlismo evolucione en la dirección que lo ha hecho (…) Hay que tener en cuenta que Pamplona, como ciudad, ha cambiado tal vez más que cualquier otra de España, convirtiéndose en una ciudad industrial, con sus tentáculos en el campo, y es natural que el carlismo navarro intente conquistar a los obreros (…) Creo que el carlismo, como movimiento basado en la clase media y en el campesinado, no tiene futuro, y si quiere tenerlo tiene que conquistar sectores del pueblo a los que antes no había llegado.

 

Reseñas en la revista “Tiempo de Historia” (1975-1980)

Fuente: GREDOS-Gestión del Repositorio Documental de la Universidad de Salamanca

La revista Tiempo de Historia publicó las siguientes reseñas sobre libros de historia del carlismo:

Víctor Márquez Reviriego, “Un testigo de la Segunda Guerra Carlista”, sobre Con Dorregaray. Una correría por el Maestrazgo, de Ciro Bayo, nº 11, 01/10/1975, pp. 122-123.

resena-1975-con-dorregaray Sigue leyendo