Archivo de la etiqueta: Miguel de Unamuno

Rincón del memorialista: Un socialismo carlista

Fuente: Anales de la Fundación Joaquín Costa. Carta de Miguel de Unamuno a Joaquín Costa, fechada en Salamanca el 31 de octubre de 1885.

Rincón del memorialista. Un socialismo carlista

Anuncios

El porvenir de España (1912)

miguel-de-unamuno-ganivet-el-porvenir-de-espana-colecc-1912Fragmento de, Miguel de Unamuno y Angel Gavinet, El porvenir de España (Cuatro cartas abiertas, publicadas en El Defensor de Granada en 1898), Renacimiento, Madrid, 1912.

“De Miguel de Unamuno a Angel Ganivet”

I

¡Cómo refresca el corazón, querido amigo, conversar a larga distancia, separados por la suerte que a los hombres desparrama, después de haberse saludado un momento en el pedregoso camino de la vida! Y el ser pública esta conversación -más que en diálogo, en monólogos entreverados- le da cierta consagración de gravedad, haciéndola, a la vez que más jugosa, más íntima también. Más íntima, sí; porque no cabe duda alguna de que estos artículos, en que nos dirigimos reflexiones que puedan sugerir algo a todos los que, mirando más allá del falaz presente, nos hagan la merced de leernos, son para nosotros una correspondencia más entrañable y más cordial que la que por cartas privadas sostenemos. Obligados por el respeto debido al público que nos lea a mantenernos en cierta elevación de tono, prescindimos de nosotros mismos, siendo así como cada cual logra dar lo más granado y lo mejor de sí mismo, lo que a nuestro pueblo debemos y se lo tornamos acrecentado en cuanto nuestra diligencia alcanza. Sigue leyendo

Unamuno y el Carlismo

politicaysociedadEKA

Ha fracasado el liberalismo español con su libertad y democracia abstractas, vastas fórmulas vacías de contenido ya. A ese liberalismo correspondió en lo económico el individualismo manchesteriano.

Afirmando el sagrado derecho de propiedad privada, el derecho quiritario a usar y abusar, ese en un tiempo tan cacareado derecho anterior y superior al Estado mismo, que de él brota; acotada la tierra toda prácticamente disponible, ¡caigan las cadenas del esclavo, que adonde quiera que valla se encontrará con que la tierra es de otro, y él, de aquel de quien la tierra sea! Atados de pies los sin tierra. ¡Libres las manos! ¡Concurrencia libre! La misión del desheredado al poseyente es libre contrato de trabajo, en que, para nada tiene que entrometerse el Estado; conténtese éste con garantizar el orden; es decir, con proteger con cañones y fusiles la sagrada propiedad”. Miguel de Unamuno.- Conferencia en el Certamen de la Academia Jurídico-Escolar del Ateneo Científico de Valencia, O. C, VII, p.52. Sigue leyendo