Archivo de la categoría: 1931 II República y Guerra Civil

El país del olvido (2011)

Gara

10/12/2011

Iñaki Egana

(…) La guerra civil y el franquismo están repletos de muestras de olvido que aún hoy no hemos podido superar. Me voy a detener en el caso del miquelete Pedro Telletxea, cuya memoria su viuda, Benita Etxeberria, quiso recuperar para su familia. Telletxea era un carlista que fue fusilado por los franquistas «por equivocación». En Lazkao. Al parecer, le confundieron con su hermano que era abertzale.

Su viuda removió cuarteles y juzgados para que el nombre de su marido, ya que no le podía devolver la vida, fuera al menos reconocido. La respuesta de los tribunales, reconociendo «digno de todo encomio el natural deseo de la mencionada señora de rehabilitar la memoria de su indicado marido», fue la negación. Pedro Telletxea fue arrojado al baúl del olvido, con miles de republicanos, comunistas, anarquistas, socialistas y abertzales. Su «pecado»: haber sido ejecutado por los mercenarios de la época. (…)

Itsasondo: 80 aniversario (2011)

Gara

18/04/2011

JON GURUTZ OLASKOAGA, JOSÉ MANUEL CASTELLS (*) PROFESORES DE LA UPV

Ahí está el ejemplo para otros momentos nada estelares de la historia, como pueden ser catalogados los actuales, pese a que se vislumbran ciertas luces que permiten dosis moderadas de ilusión

Hay situaciones en la historia que nos denotan a pueblos ilusionados por su porvenir inmediato. Son momentos de previsible cambio en que todo parece factible por el bien común. Una de esas épocas fue la instauración de la segunda República española, el 14 de abril de 1.931: nuevo régimen que debía suponer -y supuso- la ruptura con los demonios seculares de la sociedad española: una monarquía centralista y oligárquica, un militarismo desaforado, un clericalismo sórdido, una economía latifundista. La transición se hizo en paz y alegría y la ilusión era perceptible por doquier. También en el País Vasco se perciben parecidos sentimientos, comenzando por la reivindicación política del autogobierno. Sigue leyendo

El fénix que siempre renace: el carlismo ourensano (1894-1936)

el-fenix-que-siempre-renace-el-carlismo-ourensano-1894-1936

Trabajo de Julio Prada Rodríguez (2005).

En este artículo se estudia la trayectoria del carlismo ourensano desde la fundación del Circulo Tradicionalista hasta su fusión en FETy de las JONS. Se analizan sus bases sociales y las distintas escisiones a lo largo de su historia, así como las claves de su escaso apoyo popular También se presta especial atención a sus relaciones con otras fuerzas del espectro político derechista, las disputas en torno a la estrategia insurreccional y su papel en la conspiración militar de julio de 1936.

El tradicionalismo de Fal Conde (2015)

fal-conde-foto-644x362

ABC

19/05/2015

Fernando García de Cortázar

Fue Secretario General de Comunión Tradicionalista y encarnó el espíritu de una cultura política basada en la fidelidad a la nación, el vigor de los valores morales católicos, el mensaje social del pensamiento cristiano

El carlismo saludó al nuevo régimen como demostración de la ineficacia de la monarquía liberal. Resultaba paradójico que, tras los enfrentamientos civiles del siglo XIX, hubiera sido una movilización democrática la que puso fin a la odiada rama ilegítima de los Borbones, venciendo los republicanos donde fracasaron los carlistas. Acabado el reinado en el exilio de Carlos VII, el movimiento había sido víctima de rupturas que acompañaban cada ciclo de crisis europea del siglo XX: Vázquez de Mella abandonó el partido en desacuerdo con la posición del nuevo pretendiente, Don Jaime, en la Gran Guerra. Numerosos cuadros dirigentes e intelectuales, como Salvador Minguijón y Luis Lucia, dejaron la organización al considerar que el problema dinástico separaba a quienes propugnaban un catolicismo social capaz de enfrentarse a los desafíos de la modernidad. Sigue leyendo

Cartel de alistamiento en el Requeté (1936)

1936cartelrequete

Se trata de un muy escaso cartel impreso en el segundo semestre de 1936 llamando a alistarse en las filas del Requeté. Destaca el emblema de la Comunión Tradicionalista -águila bicéfala coronada cargando con el escudo donde campea la Cruz de Borgoña- sobre el cual se encuentra el lema impreso en rojo “EL REQUETÉ AL SERVICIO DE ESPAÑA” y debajo el trilema Carlista de “POR DIOS, POR LA PATRIA, POR EL REY”; en la parte inferior se lee el reclamo “¡ALISTAOS EN EL REQUETÉ!” subrayado en rojo. Sigue leyendo