Archivo de la etiqueta: Neointegrismo

Algunos fragmentos de “D. Mauricio de Sivatte. Una biografía política (1901-1980)” (2001)

Fuente: D. Mauricio de Sivatte. Una biografía política (1901-1980), César Alcalá, Scire, Barcelona, 2001.

La revista Boina Roja, afín a la llamada Regencia de Estella, en su nº 26, hacia 1979, realizaba la siguiente valoración de la figura de Sixto Enrique de Borbón Parma:

“Como el carlismo no cede, y mantiene la defensa de Dios, la Patria, los Fueros y el Rey legítimo, han surgido nuevos zascandiles afectos de “Princepitis”, que intentan torcer de nuevo la línea política del carlismo, y proponen poner al frente de la comunión a un nuevo elemento de la familia Borbón Parma que tanto daño ha hecho. Se trata de Don Sixto, vestido con ribetes nazi-fascistas y aupado por las huestes camisoazuleras de Blas Piñar. Los carlistas, sabemos que no podemos esperar nada bueno por este camino”. (p. 199) Sigue leyendo

Anuncios

La crisis de “El Pensamiento Navarro” en las páginas de “Montejurra” (1970)

Revista Montejurra, nº 53, julio-agosto de 1970, pp. 12-16.

Incluye el dossier El Affaire de El Pensamiento Navarro, de F. Asín y M. Molinero, la Circular a los carlistas de la Junta Regional de Navarra firmada por Miguel de San Cristóbal, y una Carta Abierta de Auxilio Goñi a Joaquín Baleztena. La posición de Goñi era compartida por Zubiaur.

1970 Crisis -El Pensamiento Navarro- en Revista Montejurra n53

El Pensamiento Navarro (1961)

Boletín Montejurra, nº 3, 1961.

Contestando a unas consultas que se nos vienen haciendo por muchos queridos amigos, que muestran su extrañeza, tanto en cartas como personalmente, referente a la no actualización del Carlismo de «El Pensamiento Navarro», y a su solo recuerdo de tiempos pasados, como si ahora los carlistas no tuviéramos nada que decir.

Hemos de poner en conocimiento de todos los carlistas, para que saquen las correspondientes consecuencias, que, de los seis señores que actualmente componen el Consejo de Administración, cuatro de ellos enviaron su adhesión a Estoril; éstos son los siguientes: Sigue leyendo

En torno a la Lealtad (1960)

Boletín Montejurra, nº 1, 1960.

A través de la historia política del carlismo, hay un hecho que por su repetición podemos considerarlo una auténtica constante histórica. Me refiero, a la lealtad al Rey del pueblo carlista y a la tendencia desviacionista de algunos de los dirigentes de la Comunión. No deja lugar a dudas. El pueblo leal hasta el destierro. Los intelectuales con cierta frecuencia no han sabido sustraerse a los cantos de sirena del oportunismo.

(…) Los intelectuales han desertado; más de una vez, del duro campo carlista, no por el convencimiento de la inoperancia de su postura, sino por la razón vergonzosa de un interés personal egoísta. Les atraía el aplauso de los poderosos, la posibilidad –más veces prometida que cumplida- de satisfacer su ambición de mando o el dinero, que siempre compró conciencias mezquinas, pero nunca el convencimiento de haber militado en el error. Sigue leyendo

Un análisis de Xavier Casals Meseguer

casalsrenovacion

El ámbito carlista reflejó igualmente una crisis profunda, pero asimétrica al del falangista. Si en este último su ala disidente «izquierdista» fue minoritaria, en el carlismo sucedió lo contrario: el movimiento carlista oficial —integrado de modo contradictorio en el régimen— viró hacia postulados izquierdistas y las organizaciones disidentes minoritarias se adscribieron a un carlismo inte­grista. Sigue leyendo

Comunión Tradicionalista (2000)

Gran Enciclopedia Aragonesa

(Hist. Contemp.). A la muerte de Jaime III, su sucesor, Alfonso Carlos de Borbón y Austria-Este (Alfonso Carlos I en la genealogía carlista), dispuso que a partir de esa fecha, 1931, el nombre de Partido Carlista fuera sustituido por el de Comunión Tradicionalista. La razón de tal cambio se debió a la integración en el partido de dos sectores, el tradicionalista y el integrista, que desde la época de Carlos VII se había escindido, una vez más, por la política de fuerte acento foralista y social que había impulsado el monarca carlista, siguiendo los anhelos exigidos por la base popular del carlismo . Sigue leyendo