Archivo de la categoría: 1940 Resistencia antifranquista

El boletín “Información Mensual” (I.M.), portavoz del Partido Carlista (1971-1977)

IM, Información Mensual, fue el boletín informativo que editó la dirección federal del Partido Carlista durante las décadas de 1970, 1980 y 1990, hasta que lo sustituyó la revista El Federal.

1971 01 Enero 6

1971 02 Febrero 7

1971 04 Abril 9

1971 05 Mayo 10 Sigue leyendo

José María Zavala y Castella

Real Academia de la Historia

Zavala y Castella, José María. Guadalajara, 2.VI.1924 – Madrid, 13.XI.1992. Político, carlista, escritor.

Fue secretario general federal del Partido Carlista. Fue el sexto hijo de Miguel Zavala y Concha Castella. Realizó los primeros estudios en los jesuitas de Tenerife y después con los de Burgos. A los trece años se escapó de su casa para ir a combatir en el frente, incorporándose al Tercio de Requetés de Navarra. Finalizada la guerra, empezó a trabajar en una compañía de seguros. En sus ratos libres realizó los estudios de Derecho. Sigue leyendo

El Sindicalismo carlista del Movimiento Obrero Tradicionalista

La lucha del Movimiento Obrero Tradicionalista se desarrolló tanto a nivel teórico, como al de alternativas prácticas. Entre estas segundas destacan la creación  de Cooperativas, como la de Viviendas CEVA y la de Producción CIAT, en Zaragoza en 1965; o la de Cooperativas de servicios en Alicante en 1966, o la Agrícola de San Carlos en Barcelona en el año 1968, entre otras. También se crearon asesorías jurídicas y cursos formativos para obreros por toda España.

A nivel teórico, el M.O.T desarrolló una importante labor de propaganda y formación obrera, tanto en sus revistas periódicas como Vanguardia Obrera TradicionalistaLucha Obrera de Cataluña (M.O.T-Cataluña) o Información-M.O.T (Alicante), como en manifiestos, octavillas, cuadernos y documentos editados por toda España. Sigue leyendo

El Movimiento Obrero Tradicionalista: El carlismo obrerista

El Movimiento Obrero Tradicionalista, tiene su origen en los primeros años de la década de los sesenta en el seno del carlismo. Sus primeros pasos se dieron en Murcia en 1963, con el claro objetivo de enlazar con la tradición obrerista del carlismo, especialmente con la experiencia de los Sindicatos Libres, creados por el carlismo en la primera mitad del siglo XX.

Uno de los primeros inspiradores fue el sindicalista  vasco Périco Olaortúa, antiguo militante de los “libres”, defensor de la propiedad sindical, pero no estatista. En la circular de presentación, en 1963 del M.O.T, se leía: Sigue leyendo

El Partido Carlista (1973)

Folleto aprobado por la Junta de Gobierno del Partido Carlista el 28 de enero de 1973.

La Alcarria Obrera

En los últimos años del Franquismo, el Carlismo acometió, empujado por las circunstancias pero consciente de la necesidad de un cambio, una profunda renovación de su ideología, de su organización interna y de sus alianzas externas. Pocas veces esa transformación se hizo tan evidente como en este documento, redactado en 1972 y aprobado y publicado en 1973, en el que el Carlismo repasaba su historia, reconocía sus errores y encaraba el futuro bajo las premisas de la libertad y la justicia, enunciadas con los términos expresos de socialismo y autogestión en el horizonte de una Revolución Social explícita. Un documento que marcaba el punto de no retorno de una evolución política enmarcada en el Concilio Vaticano II y la decrepitud de un Franquismo siempre criminal. Sigue leyendo

Línea ideológica-política del Partido Carlista aprobada en el III Congreso del Pueblo Carlista (4 de junio de 1972)

La Alcarria Obrera

El carlismo sufrió a lo largo de su accidentada historia repetidos vaivenes ideológicos, fruto en buena medida de lo heterogéneo de los grupos sociales y de las corrientes políticas que se cobijaron bajo su bandera. Absolutistas, foralistas, campesinos, integristas cristianos… han sido muchas las etiquetas que se han colgado a los carlistas durante los 175 años de su historia. A partir de 1968 el carlismo inició un profundo proceso de renovación y clarificación ideológica, que si fue instrumental para la dinastía Borbón Parma no dejó de ser sinceramente impulsado por las bases del partido, abiertas a los nuevos tiempos con el Concilio Vaticano II. En el Congreso del Pueblo Carlista, celebrado en el exilio francés en el mes de junio de 1972, se dieron los primeros pasos de esta actualización ideológica, cuyas audacias y cuyos temores se reflejan en el documento que presentamos. Dos años después, los carlistas fundaban la Junta Democrática con el Partido Comunista de España. Sigue leyendo

Regencia Nacional Carlista de Estella

Enciclopedia.Cat

Organització tradicionalista, resultat d’una escissió de la Comunió Tradicionalista formalitzada en l’aplec carlí de Montserrat del 20 d’abril de 1958, amb vocació d’implantació estatal.

El promotor era el cap regional carlí de Catalunya, Mauricio de Sivatte y de Bobadilla. Estava especialment implantada a Catalunya, amb pocs adherits a la resta d’Espanya. El procés que dugué a la seva creació s’inicià el 1944, en dimitir Sivatte de la Junta Suprema Nacional carlina per discrepàncies amb el cap de la Comunió, Manuel Fal Conde. Continuà els anys 1946-1948, sempre en la línia d’exigir un major activisme a la Comunió, la seva reorganització i una presència més gran de Don Xavier de Borbó-Parma. Des d’aleshores el gruix del carlisme català, liderat per Sivatte, es mantingué distant de l’estatal. El 1949 Sivatte fou destituït i el 1950, expulsat de la Comunió, si bé liderava la majoria dels tradicionalistes catalans. El 1957, en conèixer el “Mensaje del Rey” on D. Xavier postulava la col·laboració amb el franquisme, Sivatte en declarà la il·legitimitat i creà la Regència. Si bé el 1964 un grup d’integrants liderat per Carlos Feliú de Travy abandonà Sivatte per retornar a la Comunió liderada per Carles-Hug (quan aquest visità al novembre Catalunya), continuà distanciat del pretendent i el 1965 edità una declaració d’unitat catòlica. A Montserrat féu pública una crida (24/IV/1966) recordant els ideals del bàndol sollevat i reclamant un retorn a la unitat política de la postguerra. Entre altres publicacions, edità el Boletín de Órdenes y Avisos del Requeté de Cataluña i el Boletín Tradicionalista. Sigue leyendo

La vigencia de Gramsci (2009)

Fuente

Manuel Martorell

Cuando, no sin cierto vértigo, me animé a elaborar una investigación sobre los derroteros del carlismo tras la Guerra Civil, no era consciente de que me disponía a entrar en un nuevo y apasionante mundo: la historiografía. Hasta entonces, había realizado trabajos históricos y antropológicos en calidad de periodista y, por lo tanto, sin esa exigencia de profundizar en los métodos, procedimientos y enfoques propios de la ciencia de los acontecimientos. Tampoco estaba entre mis planes, al menos inicialmente, recuperar el nombre, hechos y memoria de militantes comunistas olvidados del periodo de la Guerra Civil y de los primeros años del franquismo. Pero eso es lo que sucedió durante más de una década, solapándose los temas carlistas y comunistas en un espacio y tiempo que les eran comunes. Sigue leyendo

Francisco Negro Láinez, un hombre bueno ( Bello, 1915 – Zaragoza, 2010 ) – (2014)

01/04/2014

Luis Negro Marco

Hoy, 1 de abril se cumplen cuatro años desde el fallecimiento de Francisco Negro Láinez, testigo del Amor de Dios a lo largo de sus 94 años de santificada vida

El día 1 de abril de 2010, hace hoy cuatro años, fallecía en Zaragoza, a los 94 años de edad, y tras una larga enfermedad, Francisco Negro Láinez, nacido en Bello, el 26 de septiembre de 1915, siendo sus padres Bienvenido Negro Alamán, natural de Cella  y María Teresa Láinez Beltrán, de Navarrete del Río. Hizo sus primeros estudios en el colegio que los Padres Escolapios tenían en Daroca, siendo su primer maestro el padre Pedro Burgués, y el padre Juan Carrato que estaba al frente del célebre Observatorio Aéreo de Daroca, el cual había instalado en lo alto de una torreta, encima del Colegio de los Escolapios, muy cerca de la Puerta Alta.

Una vez acabado segundo de bachiller, Francisco Negro decidió dejar los estudios y ponerse a trabajar con su hermano, que vivía en Alcañiz y era recaudador de contribuciones, llevando a cabo con él este trabajo en los pueblos de las zonas de Aliaga, Castellote y Montalbán. En Alcañiz, se afilió también al partido Carlista, llegando a ser presidente comarcal de la Juventud Tradicionalista (carlista) de Alcañiz”, cargo que desempeñaba cuando comenzó la Guerra Civil. Sigue leyendo