Archivo de la categoría: Miscelanea

Aberri Eguna con virus (2020)

Diario de Noticias (Navarra)

15/04/2020

Jose Mari Esparza Zabalegi

Este año, encerrados y abalconados, el Día de la Patria ha servido para recordar otros tipos de virus que padecemos: la desvertebración del país y la falta de una simbología común que nos represente, salvedad hecha de nuestro icono más importante, el euskera.

No faltan progres que “pasan” de banderas y símbolos, lo cual suele ser una buena forma de colaborar a que las cosas, y sus símbolos, sigan como están. Yo soy de los que siguen emocionándose cuando en la película Casablanca cantan La Marsellesa, y paso envidia cuando escucho Els Segadors a toda la ciudadanía catalana. Sigue leyendo

Himnos en el primer Aberri Eguna de la postguerra (1963)

Un día de vacaciones

El País

04/04/2010

Javier Olaverri

(…) Antes de la guerra civil sólo se celebró en cuatro ocasiones, siempre convocado por el PNV. Con la guerra civil y la dura represión franquista, el PNV fue incapaz de convocarlo y solo se reinició la “tradición” en 1963, cuando un pequeño y entonces recién nacido movimiento nacionalista de Iparralde llamado Enbata, tuvo la ocurrencia de convocarlo en la pequeña localidad labortana de Itxaso, por influencia de los primeros refugiados de ETA.

Federico Krutwig relata ácidamente, en unas memorias inéditas, su recuerdo de aquel primer Aberri Eguna de la postguerra. Acudieron al acto muchas personas de Euskadi Sur, con txistus y todo, lo que dio ambiente a la fiesta y se plantó un retoño del árbol de Gernika. Tras la comida se cantó el himno universal de los vascos, el Gernikako Arbola. Pero ya entonces se pudieron ver las diferencias internas de los vascos. El militante del PNV Jesús Solaun recorría todas las mesas para ver si conseguía hacer cantar el Gora ta Gora, el himno del PNV, pero sin el menor éxito. Como dice Krutwig nadie le seguía al bueno de Solaun porque la letra de ese himno es “universalmente desconocida”. (…)

Joaquín Argamasilla de la Cerda y Bayona

Gran Enciclopedia de Navarra

(Madrid, 1870-1940). Marqués de Santacara. Estudió Derecho y Filosofía y Letras. De ascendencia navarra -sus padres contrajeron matrimonio en Corella-, Argamasilla de la Cerda residió frecuentemente en Navarra y buena parte de sus trabajos históricos y literarios están dedicados o inspirados en temas navarros, cuando no son el tema central de los mismos. Tuvo relación de amistad con Ramón María del Valle Inclán, quien le prologó una de sus novelas. En 1903 figuraba como presidente de la juventud jaimista de la capital de España. Sigue leyendo

El carlismo del siglo XIX en el cine español del siglo XX (2019)

El Obrero

10/12/2019

Antonio Manuel Moral Roncal

El cine, desde su nacimiento, ha presentado ante el espectador su propia interpretación de la historia del ser humano, como la novela histórica o la pintura de recreación del pasado. En el caso del carlismo, movimiento político del siglo XIX, no han sido abundante los films que se han aproximado al mismo, aunque no por ello resultan singulares. Sigue leyendo

Relatos llenos de historia (2020)

Deia (Bizkaia)

06/02/2020

Emilio Zunzunegi

Alberto Bargos recoge en ‘Sucedió en Las Encartaciones’ la vivencias de personas que marcaron una época

La obra Sucedió en Las Encartaciones es la décima publicación en solitario del polifacético muskiztarra Alberto Bargos con la que pretende rendir un homenaje a esta comarca, “a menudo tan olvidada”, tal y como considera este profesor de Primaria en un colegio público de Ezkerraldea, reconocido cuentacuentos y prolífico escritor que cultiva desde la literatura infantil a la novela histórica. Sigue leyendo

La filla del capità Groc (2016)

Manuela Penarrocha té tretze anys. Asseguda en una cadireta baixa al portal de casa seva, cus les espardenyes com ningú. La nena d’ulls grisos i cabells d’or recorda el seu pare. Ell, per fer la guerra, n’ha portat unes com aquestes, com la resta de carlistes, homes d’espardenya, garrot, trabuc i navalla a la faixa. Vol abraçar-lo, sentir l’escalfor del seu petó al front. Enyora la mirada dura i alhora plena de tendresa, el seu riure estrident. Només espera que torni per veure’l lluitar de nou pels seus ideals, per retornar a la seva família i al poble la dignitat perduda, a vida o a mort.

Pel color dels cabells, el seu pare, Tomàs Penarrocha Penarrocha, és conegut a Forcall com el Groc.

«—Pare! No creia Pep lo Bitxo i era veritat! M’ha dit que t’havia vist al riu i jo no l’he cregut… Pare! Pare! Davant la seva filla Manuela, que corre cap a ell, tots els pensaments del Groc s’esvaeixen. Veu les seves trenes rosses ballar-li sobre les espatlles. Llàgrimes d’amor rodolen per les galtes del Groc quan abraça el cos menut i lleuger de la Manuela. El Groc l’aixeca a l’altura del seu rostre i li fa un petó. Amb la Manuela als braços, el Groc sap que ha tornat a casa».