Archivo de la categoría: 1822 Antecedentes

Manifiesto de la Junta Gubernativa de Navarra (1822)

Fragmento del manifiesto emitido en Ochagavía el 8 de septiembre de 1822.

Una Diputación ilegítima, que a nadie representa sino así misma (…) solo aspiran a haceros partidarios contra el trono y el altar, a privaros del nombre de navarros, cambiando el antiguo reino de Navarra por una mera provincia de Pamplona. ¡Ah! ¿Dónde está aquella sabia legislación de vuestros padres? ¿Dónde aquellos supremos tribunales de justicia, aquellas regalías y fueros…?

Anuncios

Los manifiestos de la regencia absolutista de Seo de Urgel (15 de agosto de 1822) – (1995)

Artículo de José Sáinz Ramírez de Saavedra publicado en el Boletín de la Real Academia de Córdoba de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes, Nº. 128, 1995, págs. 239-247.

Los manifiestos de la regencia absolutista de Seo de Urgel (15 de agosto de 1822) – (1995)

Las proclamas de la Regencia, son varias. La primera de ellas está dirigida al Rey. La segunda, a todos los españoles. La tercera es una proclama del Barón de Eroles a los catalanes. Las tres llevan fecha del 15 de agosto.

Resumiendo el pensamiento de Eroles, es bien distinto del de Mataflorida, puesto que seremos los españoles los que establezcamos una ley suprema y el Rey la jurará y entonces la acataremos debidamente sólo después de que la haya jurado. Sigue leyendo

Proclama a los españoles de la Regencia de Urgel (1822)

Emitido el 15 de agosto de 1822, la temática foral aparece en los puntos séptimo y noveno. La agitación realista durante el Trienio Liberal fue especialmente intensa tanto en Cataluña como en Navarra.

Españoles: Desde el 9 de Marzo de 1820, vuestro Rey Fernando VII está cautivo, impedido de hacer el bien de vuestro pueblo y regirlo por las antiguas leyes, Constitución, fueros y costumbres de la Península, dictadas por Cortes sabias, libres e imparciales. Esta novedad es obra de algunos que, anteponiendo sus intereses al honor español, se han prestado a ser instrumento para trastornar el altar, los tronos, el orden y la paz de Europa entera. Para haberos hecho con tal mudanza el escándalo del orbe, no tienen otro derecho que la fuerza adquirida por medios criminales, con la que, no contentos con los daños que hasta ahora os han causado, os van conduciendo en letargos, a fines más espantosos. Las reales órdenes que se os comunican a nombre de Su Majestad, son sin su libertad ni consentimiento; su Real persona vive entre insultos y amarguras desde que, sublevada una parte de su ejército y amenazado de mayores males, se vio forzado a jurar una Constitución hecha durante su anterior cautiverio (contra el voto de la España), que despojaba a ésta de su antiguo sistema, y a los llamados a la sucesión del trono, de unos títulos de que S.M. no podía disponer, ni cabía en sus justos sentimientos sujetar esta preciosa parte de la Europa a la cadena de males que hoy arrastra, y del que al fin ha de ser la triste víctima, como lo fue su vecina Francia, por iguales pasos. Sigue leyendo

Proclama a los catalanes del Barón de Eroles (1822)

Este texto originado por los insurrectos realistas durante el Trienio Liberal (1820-1823), puede ser considerado un precursor del carlismo, en la medida en que frente al constitucionalismo liberal de importación francesa busca una alternativa en la renovación de la tradición foral.

La Regencia de Urgel fue constituida el 14 de agosto de 1822 por Jaime Creus Martí, arzobispo de Tarragona; Bernardo Mozo de Rosales, Marqués de Mataflorida; y Joaquín Ibáñez Cuevas y de Valonga, Barón de Eroles.

Al día siguiente fueron difundidos tres manifiestos, dos de los cuales incluyen el factor foralista: la proclama a los españoles de la Regencia de Urgel y la proclama a los catalanes del Barón de Eroles.

Catalanes: Tiempo había que lloraba en secreto vues­tras desgracias sin atreverme a tomar parte en ellas por temor a agravarlas; mas, viéndoos con las armas en la mano, resueltos a conservar intacta la religión, las cos­tumbres de vuestros mayores y la inviolabilidad del monarca, ¿cómo es posible que yo permanezca frío espec­tador en esta contienda? No, catalanes; vuestro bien­estar ha sido siempre el primer anhelo de mi corazón, y en vuestros votos, mi felicidad y mi gloria. Contando con vuestra fidelidad y decisión, jamás vaciló mi ánimo en los mayores peligros, y fiados vosotros en mi celo y lealtad, jamás desesperasteis de la salvación de la Pa­tria. No se trata ahora de riesgos como aquellos ni de lidiar contra un poder colosal. Provincias enteras sos­tienen vuestra causa; otras se preparan para el alzamiento, y aun en aquellas en que los constitucionales más confían hay, sin comparación, más número de votos a nuestro favor que en el suyo. El ejército, cuyo exterminio, por más que le debiesen, entraba en el número de sus decretos, que temiendo la reacción de su aluci­namiento había procurado aniquilarlo de mil maneras, re­duciéndolo a un estado puramente nominal, relajando la disciplina y la subordinación para mejor asegurar su caída. ¿Cómo, reflexionando en su abatimiento, pueden ser del partido de los que han obrado su ruina? ¿Ni cómo constituirse el defensor de quien lo desdora y lo destruye? No; el Ejército español, oyendo la voz de la razón y de la Patria, que no desconoció jamás, entrará en sus verdaderos intereses, abandonando a los que, guiados de una loca ambición, los han disuadido de sus primeros deberes. La guardia real de Infantería, los carabineros reales, regimientos enteros de milicias provinciales, han comenzado a dar el ejemplo, y todos los que se precian de españoles lo seguirán, quedando sólo en las filas enemigas la chusma de los comuneros y de los detestables anarquistas. Quédense enhorabuena con los compañeros de sus tenebrosos conciliábulos entonando canciones ínfamantes y licenciosas, que éste es el medio de purgar de una vez nuestro suelo de monstruos tan inmundos. Sigue leyendo

Algunas consideraciones en torno a un editorial de I.M.: «El derecho a la autodeterminación, camino del estado socialista federal»

Joaquín Cubero Sánchez

Ponencia presentada en el VI SEMINARI D’HISTÒRIA DEL CARLISME. CARLISME, FORALISME I QÜESTIÓ NACIONAL. LA PREMSA CARLINA, Solsona, 24 i 25 de març de 2000.

I.M., Información Mensual, es el nombre de la publicación periódica carlista que fue portavoz oficial del partido. Tuvo una primera época de diciembre de 1964 a mayo de 1967, la segunda época de enero de 1971 hasta mayo de 1976, y una tercera durante los años 1977 y 1978. En la pausa entre la primera y segunda época el carlismo tuvo como publicaciones oficiales de la dirección las denominadas Hoja Informativa. Secretaria General del Carlismo durante el año 1968 y Boletín informativo de carácter interno en el año 1970. La segunda época de I.M. continúa la numeración del boletín de 1970. Sigue leyendo