Archivo de la etiqueta: Tomás Martorell Rosáenz

Tomás Martorell. Andanzas de un carlista (2004)

Diario de Noticias (Navarra)

05/07/2004

Tomás Martorell, con el uniforme militar carlista.

El pasado 17 de junio, a los 92 años, falleció en Pamplona Tomás Martorell Rosáenz. Dejó trece hijos, una vida entregada a la doctrina carlista y, entre muchas otras cosas, un breve libro autobiográfico –Andanzas de un carlista del siglo XX – en el que rememora los avatares de la Guerra Civil, su posterior desengaño, la lucha por la supervivencia del carlismo y los conflictos en los que se vio envuelta su familia en los últimos años del franquismo. Sigue leyendo

Tomás Martorell y la memoria histórica (2004)

José Angel Pérez-Nievas Abascal

Se viene hablando de la necesidad de recuperar la memoria histórica como medio de serenar los ánimos y llegar a una paz verdadera. No obstante, hace dudar mucho que, a veces, sea esa la verdadera causa, y por el contrario se trate, con no se que intenciones, de evitar que cicatricen viejas heridas hurgando en las mismas. Digo esto, porque da la sensación de que se trata de recuperar trozos de historia, no toda la historia, y bien sabido es, que no hay mayor falsedad que una verdad a medias. Recuperar la parte de historia que nos es grata, por las razones que fueren y olvidar la que no nos agrada, es hacer un flaco servicio a la historia, a la verdad y al pueblo. Sigue leyendo

Portada de la revista Montejurra (nº 19)

Proponiendo como “Solución para España” la “Monarquía Foral”.

Su primer director fue el capitán de ingenieros Tomás Martorell, a quien sustituyó el arquitecto Eugenio Arraiza en 1964. Después del fallecimiento de Eugenio sus hijos Juan Pedro y Fermín se harían cargo de la revista.

Nuevas líneas de investigación en la historia del Carlismo (2011)

nuevas-lineas-de-investigacion-en-la-historia-del-carlismo

Trabajo de Manuel Martorell Pérez (2011).

La participación en este congreso celebrado en Madrid me permitió constatar lo extendidas que estaban, incluso entre los historiadores, algunas simplificaciones sobre el carlismo y que todavía no se tenían en cuenta las recientes aportaciones historiográficas volviéndolo a estudiar como un fenómeno sociopolítico de gran complejidad cultural y antropológica. Lamentablemente, cuando abrió sus puertas en Estella el Museo del Carlismo, pude comprobar que este esquematismo se reflejaba también en su apuesta museográfica. Su exposición principal y permanente aparecía encorsetada, al principio y al final, por simplificaciones que no estaban a la altura de los avances académicos en la materia. En el comienzo de la muestra, al explicar sus orígenes, el carlismo queda reducido de forma tópica a una reacción absolutista y contrarrevolucionaria sin tener en cuenta sus vínculos con aquellos sectores que, oponiéndose al proyecto político de la burguesía a comienzos del siglo XIX, pretendían salvar los valores democráticos que los derechos forales constituían en el Antiguo Régimen. Verdadera consternación provocaba que esa exposición central acabara con la tajante afirmación de que el carlismo se había integrado en la Falange, algo que no se corresponde con la realidad de lo ocurrido en torno al Decreto de Unificación, según las últimas investigaciones Sigue leyendo