Archivo de la etiqueta: Santiago Coello Cuadrado

Boletín “Pacto” de los Grupos de Acción del Partido Carlista (de Andalucía)

Fuente

1971PACTO (a) Septiembre

1971PACTO (b) Diciembre

1972PACTO (c) Marzo

1972PACTO (d) Abril

Este boletín informativo del carlismo andaluz en su nº de septiembre de 1971 recogía la lista de los dieciocho candidatos carlistas con motivo de las elecciones de procuradores a Cortes por el tercio familiar, en un momento en el que «todos los partidos políticos de la nación están o dan la sensación de que están en una tregua militar (…) Sólo nosotros, con nuestra organización en línea, actuamos a la vista de todos. Sólo nosotros presentamos dieciocho candidatos a las próximas elecciones por el tercio familiar. Sólo nosotros contra el Régimen», así como la triste noticia del accidente mortal de Manuel Piorno Martín de los Ríos. Sigue leyendo

Anuncios

Haro, capital del carlismo riojano

Fuente: Manuel Martorell, Carlos Hugo frente a Juan Carlos. La solución federal para España que Franco rechazó, Ediciones Eunate, 2014, pp. 140-141.

Santiago Coello recuerda también cómo Haro, capital del carlismo riojano, recuperó el Día de Santiago, un acto que se celebraba desde la época de Don Jaime cada 25 de julio. Haro tenía en La Rioja el mismo significado que Estella en Navarra, Manresa en Cataluña o Villarreal en el antiguo Reino de Valencia. En la también considerada capital de la Rioja Alta, el carlismo seguía conservando una gran influencia sobre todo entre los trabajadores de las bodegas. “El núcleo principal del carlismo jarrero – dice Santiago Coello- eran los trabajadores de las bodegas; el 60 por ciento del personal, toda la gente de alpargata, salvo dos o tres familias”. Era una fiesta propia, específica de La Rioja, aunque siempre venían los aledaños, principalmente de Victoria, Pamplona, Bilbao, San Sebastián y Burgos; un año vino el Muthiko que animó mucho la fiesta. Era un acto muy entrañable y tuvo una importancia verdaderamente notable; el círculo estaba en el antiguo Centro Católico, muy bien situado, en la calle de la Vega; era hermoso en todos los sentidos”, recuerda Santiago. En el resto de la Rioja volvieron a funcionar otros círculos, como ocurrió con el de Logroño, Nájera, San Vicente de la Sonsierra, Abalos, La Bastida, que, aunque pertenecía a Álava, estaba muy cerca de Haro, y Arnedo, al que le dio un gran impulso Timoteo Ruiz, carlista que “a golpe de esfuerzo, imaginación e ilusión había creado una de las empresas más importantes: calzados TAO”.

Santiago Coello deja la presidencia de la Asociación de Amigos de San Millán (2012)

18-3-2010 MIGUEL HERREROS

18-3-2010
MIGUEL HERREROS

larioja.com

22/09/2012

El jurista riojano tiene 84 años y desde hace siete dirige la asociación emilianense, que mañana celebra su asamblea general 

«Me voy contento con el trabajo bien hecho. Tengo muchos años y pondré el cargo a dispoción de la asamblea. Me voy con mucha pena». El presidente de la Asociación de Amigos de San Millán de la Cogolla, el abogado riojano Santiago Coello Cuadrado, de 84 años, presentará mañana, sábado, su dimisión del cargo. Será en el transcurso de la asamblea general anual de la institución, que se celebrará en el monasterio de Yuso, apartir de las 10,30 horas, en el Salón de la Lengua. Este encuentro se celebra con motivo de la fiesta de la traslación de los restos de San Millán desde Suso a Yuso. Sigue leyendo

La Rioja, de provincia a región (2009)

larioja.com

07/06/2009

Santiago Coello Cuadrado

1 Antecedentes. Larga ha sido la andadura desde el R.D. Ley de 30 de noviembre de 1833, siendo ministro de Fomento el jienense D. Javier de Burgos, que organiza territorialmente España, en 49 provincias, 50 desde 1929 que divide en dos Canarias, hasta la LO 3/82, de 9 de Junio que aprueba el Estatuto de la actual Comunidad Autónoma de La Rioja, con amparo en el art. 2 de la Constitución de 1978, que reconoce el derecho a la autonomía de las ‘nacionalidades’ y ‘regiones’ que integran la nación española y la solidaridad entre todas ellas. Sigue leyendo

Círculo Cultural «Vázquez de Mella» (2000)

Gran Enciclopedia Aragonesa

Desde el siglo XIX, y en tiempo de paz los círculos carlistas, con distintas denominaciones, fueron lugares de reunión, convivencia, estudio, conspiración, tertulia y esparcimiento del pueblo carlista. Contaban con sala de conferencias y de juntas, servicio de bar y biblioteca de volúmenes amarillentos y sobados, y, ocasionalmente, en oscuro rincón, alguna vieja arma comida por el orín, que se acariciaba con delectación en espera de la próxima carlistada. En las soleadas tardes domingueras, se jugaba al mus o al guiñote junto a una taza de café, mientras se comentaba la actualidad política y la inminencia de una sublevación, o se recordaba, con nostalgia, los lances de la última guerra. En las épocas en que arreciaba la persecución, los círculos carlistas eran clausurados o llevaban una vida semiclandestina, lo que acentuaba su carácter de centro conspiratorio. Sigue leyendo