Archivo de la etiqueta: Antonio Arrúe Zarauz

Procuradores carlistas por el tercio familiar

En su etapa final el régimen franquista permitió que una parte de los procuradores en Cortes lo fueran por cierta forma de elección popular (por los llamados «cabezas de familia»). Tanto en 1967 como en 1971 desde Comunión Tradicionalista/Partido Carlista se promovieron diversas candidaturas, logrando que algunos de sus militantes fueran elegidos. Estos procuradores carlistas ejercerían una labor de oposición al Gobierno, con ese enfoque crítico impulsaron un grupo de procuradores que la prensa denominaba como «trashumantes», y fueron 5 de los escasos 19 procuradores que delante de Franco se atrevieron a votar en contra de Juan Carlos como sucesor del dictador. Sigue leyendo

Anuncios

1976. Muere el carlista y euskaltzale Arrúe

arrue-en-la-imagen-en-una-conferenciaEl Diario Vasco

17/11/2006

Una de las personalidades políticas más importantes de Guipúzcoa y de todo el País Vasco acaba de morir. De madrugada nos llega la triste noticia del fallecimiento de don Antonio Arrúe Zarauz, quien durante más de cincuenta años ha sabido estar, sin arriar sus banderas, en los más difíciles frentes políticos de nuestra región».

Así recogía DV, en su edición de mañana, la muerte hoy, 17 de noviembre pero de 1976, de Antonio Arrúe, abogado, secretario de la carlista Comunión Tradicionalista de Guipúzcoa, procurador en Cortes y miembro de la Academia de Lengua Vasca Euskaltzaindia. Sigue leyendo

Antonio Arrue, el carlista que colaboró en el relanzamiento de Euskaltzaindia

antonio-arrue-el-carlista-que-colaboro-en

Trabajo de Manuel Martorell Pérez (2011).

Pero el acto que mejor ilustra la incompatibilidad ideológica entre el carlismo y el partido único fue la jura por Javier de Borbón-Parma de los fueros vascos en Gernika el 19 de mayo de 1937. El abanderado legitimista había cruzado la frontera solo tres días antes procedente de San Juan de Luz, instalándose en el señorío de Bertiz, junto a la localidad navarra de Mugaire. Durante una inspección por el frente de Vizcaya, en la que también iba acompañado, entre otros, por Arrue, se detuvieron para visitar «el Santo Árbol de las tradiciones vascas», cuando todavía se apreciaban las humeantes ruinas de la Villa Foral. Allí, según el testimonio directo de Ignacio Orbe y Vives, marqués de Valdespina, «ante el Santo Árbol, Su Alteza juró defender como Regente los Fueros Vascos y sus buenos usos y costumbres», teniendo como testigos al sacerdote navarro, capellán de requetés y párroco de Ezquiroz, Fermín Erice, que es quien le toma el juramento, en presencia de Arrue y otros tres mandos carlistas que, contraviniendo las normas «unificadas», saludan militarmente y no con el brazo en alto, como era preceptivo, vistiendo además de caqui, sin la camisa o cuello azul unificados, y tocados con la boina roja (Orbe y Vives, 1938). Sigue leyendo

«La reorganización del carlismo vasco en los sesenta: entre la pasividad y el “separatismo”» (2012)

1960-la-reorganizacion-del-carlismo-vasco

Trabajo de Mercedes Vázquez de Prada Tiffe.

«Los carlistas, a pesar de las tensiones con el Gobierno, pudieron hacerse mucho más visibles y contar con dos organizaciones legales: los Círculos Vázquez de Mella y la Hermandad Nacional de Antiguos Combatientes de Tercios de Requetés, autorizada en 1962 (…) Sin embargo, aparece también una nueva oposición en torno al resurgir del movimiento obrero y la radicalización nacionalista, que encontrará apoyo en un sector del clero vasco cada vez más crítico con el régimen. La década de los sesenta vivió una creciente conflictividad laboral y social especialmente en las zonas más industrializadas que provocó un cambio social sin parangón en su historia. Todas estas transformaciones influyeron enormemente en el movimiento carlista, que en este contexto global tratará de buscar un nuevo protagonismo» (pp. 118-119). Sigue leyendo