Archivo de la etiqueta: Revista El Federal (Madrid)

El Carlismo, una fuerza ecologista

Fernando Sánchez Aranaz

El origen del Carlismo radica, como es sabido, en la sublevación, en 1833, del campesinado de los pueblos hispanos, entonces sector mayoritario de la población, contra la imposición del liberalismo que, de un plumazo, aniquilaba la organización socio-económica de aquellas comunidades, sus expresiones ideológicas y culturales, de las que la religión era columna vertebral, y sus libertades forales, allá donde hubieran podido ser conservadas. No se trató pues, como interesadamente se ha querido hacer creer, de una lucha porque reinase tal o cual personaje, sino de la clases populares en defensa de sus intereses contra la burguesía.

Estas comunidades habían desarrollado, a lo largo de los siglos, una interacción con su medio y un estado de equilibrio que la rapacidad del liberalismo destruirá. En 1871 el diputado carlista guipuzcoano Vicente Manterola, alertaría en las Cortes de Madrid del desastre que se avecinaba al grito de ¡Don Carlos o el petróleo!, de triste actualidad en estos días de naufragios y guerras. Años después, alguien tan poco sospechoso de carlismo como Joaquín Costa, achacaba la responsabilidad de la pavorosa deforestación al “hacha desamortizadora”. Sigue leyendo

Anuncios

“Por la Paz”, a pesar del centralismo (1999)

Fuente: El Federal, nº 0, Marzo 1999.

El Partido Carlista editó, en el mes de Octubre de 1998, el libro blanco POR LA PAZ que presentamos ahora en EL FEDERAL. Este trabajo realizado por la Secretaria Federal de Medios de Comunicación, dispone de dos partes diferenciadas: la introducción y un apéndice documental que se extiende desde 1975 hasta 1998 y recopila una serie de escritos que posicionan al Partido en temas como la violencia y la paz, la libertad de los pueblos, el derecho de autodeterminación y la cuestión de Navarra, sobre la estructura del Estado por la que los carlistas luchamos desde hace 166 años. Análisis que fueron realizados en momentos muy concretos de la reciente historia de España, pero que muestran fehacientemente la inequívoca trayectoria federal carlista. Sigue leyendo

Joan Cabré, una lluita solidària (2001)

Fuente: El Federal, nº 10, Julio 2001.

Avui en dia és molt difícil trobar persones com era Joan Cabré i Cires, dècada rere dècada sempre disposat a ajudar a qualsevol persona que li demanés quelcom, i a fer-ho d’una forma pausada i sense cridar mai.

Lluís Ma. Bonet i Llovet, en Quins son els partits polítics de Catalunya, al capitol IV dedicat a l’esquerra es referia a Joan Cabré com a “històric un xic allunyat de la política concreta pel seu estat físic». Allò ho escrivia al 1977, no obstant aquesta circumstància no li havia impedit mai el participar a la Coordinadora de Forces Polítiques de Catalunya, a l’Assemblea de Catalunya, i més tard al Consell de Forces Polítiques de Catalunya, ni li va impedir donar conferencies sobre carlisme a l’Ateneu barcelonès, escriure articles per a l’Avui i altres diaris, mantenir activitats al si del Partit Carlí de Catalunya o a la seva parròquia. Tota una vida de lluita per la Causa, i que li va fer mereixedor al nomenament de Cavaller de I’Ordre de la Legitimitat Proscrita, el dia de Sant Jaume del 2000. A l’escrit que li reconeixia la seva lleialtat vers la causa carlista, en Caries Hug de Borbó Parma manifestava complir amb un deure de justícia, d’agraïment amb llur nomenament. Uns dies abans de partir cap a la ciutat italiana de Trieste, on haurien de posar-hi la medalla de la Legitimitat proscrita, al mes d’octubre, i a conseqüència d’un greu problema cardiovascular, Joan Cabré va estar Ingressat a un hospital de la seva ciutat de Barcelona. Malgrat que s’anava lentament recuperant, fa uns dies que ens ha deixat. Mentre el recordem, amb la tradicional expressió catalana, li diem: «que al cel ens puguem veure». Sigue leyendo

La Historia al servicio de la clase política (2007)

El Federal, nº 31, diciembre de 2007, p. 7.

Així, sense oblidar altres components comuns al carlisme de la resta d’Espanya, m’han interessat aquells especifícs de les terres catalanes i que atregueren les bases populars del moviment (rebuig de les quintes, consums, empleats…) o els que ho feren a sectors intel.lectuals relacionats amb la Renaixença i el regionalisme. I que la cúpula dirigent no féu més que recollir y canalitzar amb el foralisme. Tan ideològica, però també científica, pot ser aquesta perspectiva com la que utiliza Jordi Canal fent história institucional i ressaltant com a promordials just alguns components comuns espanyols del carlisme. Però ja sabem que Canal seguéix la historiografia més conservadora, la que té com a únic subjecte històric les institucions dominants. I aquest corrent sempre s’ha escudat en el cientifisme asèptic per tal d’amagar el seu propi enfocament ideològic.

Isabel Peñarrubia

Con el título «El carlismo en su tiempo. Geografías de la contrarrevolución», tuvieron lugar en Estella las denominadas I Jornadas de estudio del carlismo, organizadas por el Gobierno de Navarra, los días 19 al 21 de septiembre pasado.

Forzoso es señalar, en primer lugar, la no asistencia de historiadores centrados en el estudio del carlismo, Julio Aróstegui, Vicente Garmendia, Enriqueta Sesmero, Ramón del Río, Lluís Ferran Toledano, Manuel Santirso, Pere Sullana, Isabel Peñarrubia, Robert Vallverdú, del integrismo, Begoña Urigüen y Casimir Martí, por citar solamente a algunos, y la del profesor Josep Fontana, uno de los mejores especialistas en el siglo XIX español; en segundo lugar, la imposibilidad de poder presentar comunicaciones. Sigue leyendo

La “Solidaritat”

El estamento militar ha estado siempre vinculado o al servicio del poder, ya fuese este la corona o, desde el XIX,  los poderes fácticos, nunca al del estado como entidad emanada de la soberanía popular. De ahí el continuo enfrentamiento con los movimientos sociales “no correctos” como el carlista, encauzador de la permanente rebelión contra lo establecido.

El ejercicio de esa fuerza partidaria  –partidaria por cuanto siempre ha estado de parte de una sola opción- se llegaría a mostrar en múltiples ocasiones mediante actividades absolutamente arbitrarias que no se hubiesen permitido a cualquier otro colectivo, civil naturalmente. De manera inteligente  M. Ferrer, al tratar el tema de la “Solidaritat” (no se olvide que lo hace en plena represión franquista, lo que hace mas meritoria su reflexión), recuerda de principio la tradición militar de asaltar los periódicos que, a gusto de la oficialidad, y por diversas razones, eran adjetivados de “enemigos”, “antipatriotas”, “peligrosos”, o cualquier otra cosa, excluidos por supuesto todos los de la amplia gama de la reacción; así, entre sus objetivos, no hubo ninguno ni de la derecha monárquica ni de los integristas, aunque sí  republicanos y  carlistas, algo que concreta Ferrer: “En Madrid durante la Regencia se habían dado varios casos y a comienzos del siglo el periódico carlista ´El Correo de Guipúzcoa´ (desde 1911 ´El Correo del Norte´)  fue asaltado (en 1901 y debido a su radicalidad foralista)  por marinos de la Armada”.* Sigue leyendo

Comentarios a una sentencia reparadora (2003)

José Ángel Pérez-Nievas Abascal

Artículo publicado originalmente en El Federal, nº 18, diciembre de 2003, p. 3, y reproducido en el libro Montejurra 1976-2006, Arcos, Madrid, 2006.

El cinco de Noviembre de dos mil tres la Sección Primera de la Sala de lo Contencioso Administrativo, de la Audiencia Nacional, proclama, oficialmente que Ricardo García Pellejero y Aniano Jiménez Santos, asesinados en Montejurra el 9 de Mayo de 1976, va a hacer veintiocho años, que fueron  víctimas del terrorismo al declarar “NO CONFORME CON EL ORDENAMIENTO JURÍDICO”, la resolución del Ministerio del Interior negándolo. Es decir, lo que todo el pueblo sabía desde entonces, pese a que lo negaran los  autores, cómplices y encubridores, ahora se consagra de manera oficial y se repara una enorme injusticia. Sigue leyendo

Achegamento á prensa carlista en Galicia

prensagalizaEl Federal

O meu amigo Moncho dixéramo varias veces, que na cidade de Vilagarcía, terceira en importancia de Pontevedra, houbo un xornal carlista no XIX. Dubidei dabondo, pero o traballo posterior lle dou a razón, no 1897 editouse na devandita vila EL HERALDO DE VILLAGARCÍA. O curioso da súa aparición deriva de que a cidade non foi nunca un foco carlista, aínda máis, as milicias da zona perseguiron con saña ás partidas carlistas por todo o val do Salnés, a cambio de recibir beneficios económicos e sociais, nunca época en que o rural galego dependía dos foreros, nobres, fidalgos e caciques de novo cuño. Era verdade, en Vilagarcía existira un xornal fundado e dirixido polo periodista e profesor de francés Hermenegildo Carrete e que polemizou fortemente con outros da vila, exercendo un carlismo sen disfraz e consecuente en toda súa andaina periodística. Sigue leyendo