Archivo de la etiqueta: Mikel Sorauren

Hechos y más hechos (2019)

Diario de Noticias (Navarra)

31/01/2019

Mikel Sorauren

(…) Aquí es donde nos toca colocar el aspecto religioso que ha imbuido nuestra sociedad -la navarra-, haciendo que parezca el summum de la reacción. J. Herreros ha puesto en evidencia (Los orígenes del pensamiento español reaccionario 1988) que el reaccionarismo español en tanto que ideología, se ha limitado a alimentarse del conservadurismo católico francés. No es de extrañar en un medio cultural -el español- que no había superado el escolasticismo anquilosado medieval. Sorprende que un movimiento que al parecer ha marcado la España contemporánea, carezca de una réplica política definida. En ningún caso es atributo del absolutismo, sino que es un hecho generalizable al conjunto del pensamiento español de la época. Aparece en personajes aislados, algunos de los cuales terminarán identificándose con el Carlismo, aunque no necesariamente; ahí están los casos de Donoso Cortés y Balmes. Nada de extraño, puesto que el supuesto liberalismo español tardará en perfilar su aspecto, cuando menos hasta la Revolución del 68. Son todas estas razones que permiten rechazar el confusionismo con el que se sigue considerando el Carlismo en el caso vasco. Encontrar en los primeros meses de 1834 un texto que muestre los planteamientos republicano-federalistas en los carlistas vascos no produce mayor sorpresa que lo temprano del hecho. En febrero del 35 será la propia Diputación isabelina de Navarra quien atribuirá a Zumalacarregui esa inclinación y de forma contundente lo harán los carlistas vascos en 1838 directamente al infante Don Carlos. Sigue leyendo

Anuncios

Zumalakarregi y la independencia vasca (2019)

Gara

11/01/2019

Jose Mari Esparza Zabalegi

El documento hallado por Mikel Sorauren, según el cual Zumalakarregi tenía intención de convocar a los Estados de Navarra para proclamar la República Federal en las cuatro provincias, es de tal importancia histórica que no es de extrañar que algunos se hayan incomodado. Siempre es molesto que a uno le zarandeen su andamiaje ideológico. Pero los datos son contundentes, van encajando uno a uno en el puzzle decimonónico vasco y, como ocurrió con la nueva bibliografía sobre la conquista de Navarra del siglo XVI, cada nueva pieza colocada va reflejando una imagen que poco tiene que ver con lo que nos habían contado.

¿Que Zumalakarregi fue un militar sin contemplaciones? Claro, nadie lo niega. Era una guerra sin cuartel, al menos hasta el Convenio Eliot. Lo que ocurre es que siempre se recuerdan los sucesos de Villafranca, o de Endarlatsa en la segunda guerra, y apenas se mentan las bestialidades del Ejército de la Nación «o de Ocupación» (como también se llamaba) arrasando pueblos, expulsando a sus habitantes, violando, fusilando y llevándose paisanos, como en barcos negreros, a los presidios ultramarinos. En las escuelas de Cuba, nación libre, se enseña el horror de la llamada «Reconcentración de Weiler», la brutal estrategia militar de vaciar de habitantes comarcas enteras, para quitar «el agua de la pecera» a los rebeldes. En las escuelas de Euskal Herria, nación oprimida, se oculta que el mismo Weiler, Martínez Campos y otros generales españoles estrenaron aquí esa misma práctica, que luego exportaron al Caribe. Es la diferencia entre un país libre y uno oprimido: cuando eres soberano puedes contar tu historia en las aulas. Sigue leyendo

Zumalakarregi, republicano federal (2018)

Gara

30/11/2018

Jose Mari Esparza Zabalegi

Según toda la bibliografía oficial española, de derechas y de izquierdas, Tomás Zumalakarregi fue un gran militar español, absolutista y retrógrado, que se enfrentó al liberalismo progresista y emergente que intentaba llevar a España a la modernidad. Solo algunos vascos osaron en su día proponerlo como un prócer independentista: Jesús de Galíndez dijo de él que «no fue un caudillo absolutista, fue un héroe de la independencia vasca. Le faltó una idea clara, pero en el fondo de su mente y de su corazón ardía la llama del patriotismo; luchó por sus fueros, por sus libertades, por su raza». Sin embargo, estas opiniones fueron siempre despreciadas por la historiografía española, incluso desde las universidades vascas. Zumalakarregi era un siervo más del rey absoluto, un carca. Algunos van más lejos y lo sitúan en el comienzo de un despropósito histórico que acabaría en las matanzas del 36. Sigue leyendo

Un libro turbador (2011)

Nabarralde

02/02/2011

Mikel Sorauren

La obra que acaba de aparecer recientemente de MANUEL MARTORELL: RETORNO A LA LEALTAD, referida a la trayectoria seguida por el Movimiento carlista a partir del 18 de Julio del 36, me provoca un temblor ineludible, a mí, que crecí en el ambiente de quienes fueron protagonistas de los acontecimientos. El autor busca colocar en su sitio hechos, grupos y personas. Le mueve –al parecer- el interés en rectificar perspectivas tradicionales sobre todo este conjunto, que han sido muy negativas con respecto a los carlistas que intervinieron en la guerra.

La turbación a la que me refiero es resultado de la identificación que experimente con los protagonistas de los hechos hasta los 18 años, por circunstancias que no son del caso. Posteriormente me alejé completamente de tal perspectiva e invertí mis puntos de vista al respecto. Martorell  hace un esfuerzo por matizar las condiciones en las que se produjo la intervención carlista en el conflicto; la participación en el frente, represión en la retaguardia, implicaciones y desacuerdos con el régimen instalado por los militares y falangistas –fascistas españoles-. Creo que intenta reducir la intervención del Carlismo en la represión y resaltar su aportación altruista a la causa, mediante la presencia en el frente y el trabajo de ayuda en la retaguardia. No me atrevo a afirmar que tenga razón siempre, pero es innegable que el conjunto de aspectos debe someterse a revisión; al menos con la finalidad de situar las cosas en su sitio. Sigue leyendo