Archivo de la etiqueta: Ambrosio Eransus Iribarren

Las fosas de Franco

Relata Pablo Antoñana en su libro “De esta tierra y otras guerras perdidas”, pag. 36: “Cuentan los requetés combatientes quejándose, que ellos, los requetés, se batían el cobre en la trinchera, ganaban posiciones y entraban en el pueblo, paraban el tiempo justo que les permitía la estrategia militar, pero casi sin irse aparecían los falangistas, de nuevo cuño, advenedizos al levantamiento, con su camioneta, sus cubos de engrudo, sus pasquines, sus escaleras de pintor de brocha gorda e inundaban de carteles las paredes del pueblo con las consignas propias “Por el Imperio hacia Dios”. Sigue leyendo

Anuncios

Ambrosio Eransus Iribarren, párroco de Castilblanco

Mikel Rodríguez, Maquis: la guerrilla vasca. 1938-1962, Txalaparta, Tafalla, 2001, p. 117.

Respecto a la posición de los carlistas contra el régimen, he aquí algunas anécdotas representativas:

Los carlistas fueron calmando su furor hasta llegar a posturas de abierta crítica al Régimen. Multitud de anécdotas ilustran la desmovilización ideológica de los excombatientes. Por ser referente al maquis, es representativo el caso de un antiguo comandante, entonces párroco de Castilblanco, Ambrosio Eransus Iribarren. En su pueblo se presentó Manuel Gómez Cantos, teniente de la Guardia Civil encargado de la persecución de huidos rojos en Extremadura. Sigue leyendo

La requeté – sinécdoque de Edgar González (2006)

2005ÓleoMártiresTradición

11/04/2006

Manuel Martorell

Hace solo unos días nos dejó Simón Sánchez Montero, histórico líder comunista español. Sánchez Montero conocía y respetaba a los carlistas por una sencilla razón: tuvo que compartir celda en las cárceles franquistas con ellos. Algo parecido pasa con Santiago Carrillo y Dolores Ibarruri “La Pasionaria”, por cierto, esta última de familia carlista, igual que el dirigente del PSUC e impulsor de Cristianos por el Socialismo Alfonso Carlos Comín. Pese a sus posiciones ideológicamente enfrentadas, compartieron con ellos la lucha contra la dictadura franquista. Mucho más lejos fue Jesús Monzón, reorganizador y estratega del PCE entre 1940 y 1945, empeñado en que los carlistas se sumaran a su Unión Nacional contra Franco y la Falange. De esta época son algunos de los informes del maquis que actuaba en Navarra advirtiendo a la dirección del PCE sobre los prejuicios existentes hacia los requetés y considerándoles gentes que se podían atraer al campo de la libertad y el socialismo. Sería interesante comparar estas opiniones del carlismo con la visión simplista que de este complejo movimiento político presenta Edgar González Ruiz en sus artículos por internet ”Requetés y atrocidades del franquismo” y “Los requetés: tradición sanguinaria”, reduciéndolo a un grupo de crueles asesinos, “hipócritas” franquistas, miembros “emblemáticos de la ultraderecha internacional  y responsables en la Guerra Civil de los actos más horribles.  Sigue leyendo