Archivo de la categoría: 1936 Javier I

La Rioja reconocida como región: Real Decreto de Javier I (1968)

Es principio fundamental del ideario tradicionalista el reconocimiento y respeto de la personalidad de las regiones históricas, creaciones vivas y naturales de la Nación Española, que a pesar de las imposiciones centralistas de los últimos siglos, han mantenido su vigencia en el pueblo y en la organización política de la Comunión Tradicionalista.

Por ello, en nuestro deseo de recoger esta realidad nacional, y aceptando las peticiones que nos han sido elevadas respecto al reconocimiento de la personalidad de La Rioja, venimos en disponer:

Primero: A efectos de la división territorial por regiones, característica de la organización política carlista, se reconoce como región distinta y diferenciada la denominada históricamente de La Rioja, que queda integrada por razones de convivencia y de vinculación dentro de la actual Delegación Regia del País Vasco-Navarro. Sigue leyendo

¿Quién es el Rey? La actual sucesión dinástica en la Monarquía española (1949) – (1968)

1968 Quién es el Rey

Obra sobre la sucesión de don Alfonso Carlos I y los mecanismos sucesorios de la Monarquía tradicional, en la que se defienden los derechos de la Familia Borbón Parma en la línea de las declaraciones de Vázquez de Mella al Heraldo de Madrid el 29 de junio de 1909. Fue uno de los libros más leídos por los militantes de la Agrupación de Estudiantes Tradicionalistas (AET). Publicada originalmente en 1949 por Editorial Tradicionalista en Madrid, sólo tuvo una reedición en 1968 a cargo de Editorial Católica Española (ECESA) en Sevilla. Sigue leyendo

“Euskadi, la brisa de Montejurra” y “La muerte de don Francisco Javier de Borbón Parma” (1977)

Peru Erroteta, Triunfo, nº 746, 14/05/1977, pp. 14-15.

1977-la-brisa-de-montejurra-y-la-muerte-de-don-javier

Aparece también otro argumento más en la prohibición del Montejurra, que parece encajar con las desautorizaciones del Aberri Eguna y del Primero de Mayo. Sumergidos ya en la lista electoral, no parece resultar muy confortable para el Gobierno y para la vocación de futuro de algunos de sus integrantes cualquier acto político de la oposición susceptible de aportar dividendos a las urnas. Ya se dijo que aun a costa de perder imagen democrática, el Gobierno optó por la prohibición del Aberri Eguna ante la no descabellada posibilidad de que hubiera podido transformarse en un plebiscito por la autonomía de Euskadi. Algo parecido ocurrió con el Primero de Mayo, que de haberse celebrado libremente hubiera puesto de manifiesto el protagonismo de los trabajadores en el cambio político. Y en el caso de Montejurra, de no haber mediado la prohibición, podría haberse quebrado la línea divisoria entre partidos legales e ilegales y, en el fondo, la constatación de una realidad discriminatoria.

Don Francisco Javier de Borbón-Parma: El carlismo, hoy (1976)

Ramón Chao, Triunfo, nº 694, 15/05/1976, pp. 74-76.

1976-entrevista-a-don-javier

Nuestro redactor en París, Ramón L. Chao, ha sostenido una larga conversación con don Francisco Javier de Borbón-Parma, jefe de la familia a la que pertenecen don Carlos Hugo -hijo mayor- y don Sixto. Esta conversación es anterior a los sucesos de Montejurra, pero esclarece de antemano lo sucedido en la dinastía y las posiciones políticas de los carlistas en este momento y con respecto a la política nacional. Publicamos su extracto en simples preguntas y respuestas, sin ningún comentario ni del entrevistador ni de TRIUNFO, a título de información. Estas palabras tienen carácter de exclusiva: don Francisco Javier no hace generalmente declaraciones a la prensa.

Un demócrata que renovó el movimiento carlista (2007)

El País

06/05/2007

Carlos Hugo de Borbón Parma

NECROLÓGICA: 30 AÑOS DE LA MUERTE DE DON JAVIER DE BORBÓN PARMA

Mañana, día 7, se cumplen 30 años de la muerte en Chur, Suiza, de mi padre, don Javier de Borbón Parma, que no pudo celebrar el restablecimiento de la democracia en España que con tanta ansiedad esperaba.

Desde muy joven mi padre tuvo una aguda conciencia de su vocación pública, a la que le empujaba su responsabilidad histórica en el marco de nuestra dinastía.

Su vida se desarrolló en tiempos turbulentos en los que dos guerras mundiales y dos derivas políticas dramáticas, el nazismo y el estalinismo, convirtieron a Europa en un espacio de desolación y muerte. Sigue leyendo