Tomás Martorell y la memoria histórica (2004)

José Angel Pérez-Nievas Abascal

Se viene hablando de la necesidad de recuperar la memoria histórica como medio de serenar los ánimos y llegar a una paz verdadera. No obstante, hace dudar mucho que, a veces, sea esa la verdadera causa, y por el contrario se trate, con no se que intenciones, de evitar que cicatricen viejas heridas hurgando en las mismas. Digo esto, porque da la sensación de que se trata de recuperar trozos de historia, no toda la historia, y bien sabido es, que no hay mayor falsedad que una verdad a medias. Recuperar la parte de historia que nos es grata, por las razones que fueren y olvidar la que no nos agrada, es hacer un flaco servicio a la historia, a la verdad y al pueblo.

Todos estos pensamientos me venían a la cabeza el pasado día diez y nueve de Junio, acompañando a la familia de Tomás Martorell Rosaenz, fallecido el diez y siete, a sus noventa y cuatro años, tras una larga y fecunda vida, no exenta de golpes y sacrificios, resumible en una sola palabra: COHERENCIA. Fruto tan escaso en estos tiempos. Consecuente con principios muy arraigados en pos de una sociedad más justa y libre, con un carlismo sentido y razonado.

Creía que dentro de esa campaña de recuperación de la memoria histórica, a que he hecho referencia, alguien dedicaría unas líneas recordando su entrega a la causa en la que creyó, por encima de sacrificios y sinsabores. En general no ha sido así, y de ahí mi escepticismo sobre esos intentos de recuperación histórica.

Nació lejos de Navarra, pero ya vinculado a nosotros, no en vano su abuelo Rosaenz fue el autor de la música, con letra de Hermilio Oloriz, del Himno a los Fueros de Navarra. Le tocó vivir, casi en su totalidad, tal vez nuestro siglo más convulso, el XX.

Pudo tener algunos atisbos, por razón de edad, de la huelga general revolucionaria del año 1917 y de los desastres africanos de Annual y Monte Arruit, donde tantos y tantos quedaron para siempre, mientras otros evitaban el peligro mediante la redención a metálico.

Vivió el golpe de Estado de Primo de Rivera y su posterior Dictadura, tan denostada por la clase política y en la que, es preciso recordar, Francisco Largo Caballero, ocupó una alta y privilegiada posición.

Ya mozo y comprometido en la lucha política, por las mismas ideas con las que ha muerto, fue testigo del intento de golpe de Estado contra la monarquía. En él tomaron parte, entre otros, el general Queipo de Llano, que sublevó la base aérea de Cuatro Vientos, en Madrid, de donde despegó Ramón Franco Bahamonde con intención de bombardear el Palacio Real, aunque finalmente no lo hizo por la cantidad de niños, jugando, que había en la Plaza de Oriente. También se sublevó la guarnición de Jaca, donde detuvieron los sublevados al Coronel del Regimiento, Beorlegui, mataron a varios Guardia Civiles y organizaron una columna que se dirigió a Zaragoza, donde la desbarataron y tras un Consejo de Guerra, fueron fusilados sus Capitanes Galán y García Hernandez.

Fue testigo de las elecciones municipales que supusieron un cambio de régimen y la instauración de la 2′ República que tantas esperanzas trajo a muchos, entre los que se encontraba Tomás, y que, pronto, por los enfrentamientos y falta de respeto de unos hacia otros y de estos hacia aquellos, empezó a derivar, hasta hacer escribir a algunos de los que la trajeron ” no es esto, no es esto”.

Tuvo conocimiento del intento de sublevación del General Sanjurjo en 1932; de los sucesos de Casas Viejas, y la orden del Presidente del Gobierno, que luego sería Presidente de la República, a quien mandaba la Guardia de Asalto, frente al pequeño grupo de campesinos que pretendían establecer el comunismo libertario, ” ni heridos ni prisioneros, tiros a la barriga”; del movimiento revolucionario anarquista de Diciembre de 1933; del intento de golpe de Estado contra la República de Octubre de 1934, conocido como la Revolución de Asturias, pues preparado para toda España, apoyado en una huelga general, esta no fue secundada, salvo en Asturias y Cataluña, que proclamó el Estado Catalán. Fue terriblemente sangrienta por los excesos cometidos, tanto en la sublevación como en la represión.

Vivió de lleno la sublevación de 19 de Julio de 1936 contra el Gobierno de la República, que por una serie de circunstancias se convirtió en la guerra civil más sangrienta de nuestra historia. Y en ella participó, de acuerdo con sus ideas, y luchó. Lucha que no terminó en 1939, pues también él pudo decir como antes los otros, -“no es esto, no es esto”-. Pero no se conformó y luchó con todas sus fuerzas para que las cosas no fueran como estaban siendo. Y esa lucha la afrontó con perjuicio de su carrera y de su propia familia, a quien su postura imponía fuertes sacrificios.

Recorrió Navarra entera, pueblo por pueblo, casi podríamos decir, casa por casa, para hacer saber a la gente que no todo estaba perdido, ilusionar a los desilusionados, remover las conciencias de los acomodaticios y con el tiempo, asociando a esa labor a su numerosa familia, de tal manera que dejó de ser Martorell, para pasar a ser ” los Martorell”, y no imponiendo, sino con una enorme libertad. De ellos supieron muchas Comisarías y Gobiernos Civiles de los últimos tiempos de Franco.

Sufrió la enorme desilusión de la Transición, que tan duramente castigó las ideas que él siempre había mantenido, y por las que continuó luchando, sin apartarse de la juventud y pensando siempre en la manera de hacerlas llegar al pueblo.

Deja unas pequeñas memorias de su vida política, y hasta ahora, le ha faltado alguien que, como su hijo Manolo Martorell hizo con Monzón, nos ponga a la vista toda la riqueza de su larga vida política. Al margen de eso, y de recuperaciones de la memoria histórica, más o menos interesadas, Tomás sabía, y muchos no ignoramos, que TOMÁS MARTORELL ROSAENZ, ante Dios nunca será un héroe anónimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .