Partido Carlista de Euskal Herria, Bai; Euskal Herriko Karlista Alderdia, Sí.

Dolores Goldaraz

Es muy claro, y las razones muy complejas, que el Partido Calista-EKA no tiene las posibilidades de acceso a los medios de comunicación de todo tipo, ni tan siquiera en tiempo de campaña electoral, nada digamos en las cada vez más largas campañas preelectorales, que en realidad, únicamente se diferencian, en que los medios de comunicación públicos se ven forzados por la ley electoral a conceder unos espacios mínimos gratuitos, discriminados en cuanto a tiempo y horario por los resultados de elecciones anteriores, sin olvidar, que dichos medios públicos están en manos de grupos políticos que detentan el poder, y nadie tira piedras contra su propio tejado, a menos que haya una regulación estricta… y se cumpla.

Creo que merece la pena que EKA concurra a las elecciones, pese a no tener plataformas de distinto signo que públicamente le muestren su apoyo. Eso mismo, que supone un menor eco de sus planteamientos magnificados y de las excelencias de los integrantes de las candidaturas, tiene por otra parte la ventaja de no estar mediatizado por nadie y poder exponer con claridad lo que considera mejor para los navarros, vascos y los españoles.

Cree en Navarra entera, ahí está nuestra añorada sexta Merindad, y en su integridad cultural configurada a lo largo de los siglos, y en el que todos los que convivimos en nuestro viejo solar, podamos y además debemos tener conocimiento de ese hecho, y entre todos eliminemos las discriminaciones, que hoy se dan, con ese motivo.

Quiere llevar al convencimiento de los navarros el recuerdo histórico de los daños y perjuicios, algunos los arrastramos todavía, que nuestras divisiones internas nos han causado a lo largo de los tiempos y siempre en beneficio de otros, para que siendo conscientes de ello tratemos por todos los medios de evitar que se repitan. Y propone medios para que pueda lograrse que todos los navarros coincidamos en lo fundamental y discrepemos en todo lo demás, en uso de nuestra libertad.

E L Partido Carlista piensa también que en pleno siglo XXI, Navarra no puede aislarse, y debe establecer unos especiales vínculos con el resto de los vascos, configurando a Euskalherría como entidad política, respetando la soberanía de cada uno de los territorios, y esta, partiendo de lo anterior, con el resto de las nacionalidades de las Españas. Y para ello es preciso, puesto que no todos pueden estar conformes, y pueden proponer otra, como de hecho ocurre, la autodeterminación, es necesaria e imprescindible, suponiendo el firme compromiso de respetar al resultado. Y para llevarse a cabo es preciso, y sin ello no es posible llegar a una situación de paz, donde nadie corra riesgo por, pensar de una u otra manera, o por votar a uno u a otro. Y desgraciadamente para conseguir eso ha de pasar tiempo, pues la espiral de violencia en su vorágine, nos ha absorbido a todos, desde la más alta autoridad, hasta el último ciudadano, incluidos niños… y no se sale fácilmente de ahí, pero puede salirse y en Madrid hace falta señalar remedios, pero reconociendo nuestra parte y no pequeña responsabilidad en la situación.

Y por encima de todo hacer entender a la gente las razones que apoyan estos criterios, partiendo del viejo dicho de que no se trata de vencer, sino de convencer. No entiendo cómo partidos políticos, con representación en Madrid, es ahora, cuando solos o en coalición, van a acordarse de Navarra y van a defender sus derechos, según dicen, cuando menos aquí, pues en otros sitios, dicen cosas que chocan frontalmente con ello.

Además de esos problemas estructurales, el Partido Carlista es consciente de otros muchos problemas, del día a día y muy importantes también en materia de Enseñanza, Pensiones, Vivienda, Ejército, Servicios de Inteligencia, Fuerzas de Orden Público, respeto de Derechos Humanos, Agricultura, Trasvase, Pantanos, Trabajo, Vías de comunicación, Transporte, Justicia, Europa, Irak, América tanto del Norte como del Sur, Emigración…

Si a todo eso añadimos la exigencia que alguno en el siglo XIX, señaló diciendo, que si el país es pobre, vivan pobremente el Rey y sus ministros, y que EKA exige, para que no se den jubilaciones privilegiadas de los diputados, algunos de los cuales se pasan incluso algún año sin pisar las Cortes, puestos de sociedades participadas cuando se dejan determinados cargos, bodas de hijos de altos cargos o de ellos mismos, poco menos que actos de Estado, pues no hay que olvidar que la mujer del César no sólo tiene que ser honrada, sino también parecerlo, pues lo contrario hace pensar, que cuando eso hacen a la vista de todos, cuánto más no harán sin que se sepa.

Creo, por tanto, que todo esto, presidido por criterios de libertad y solidaridad, con el más profundo respeto a las personas tiene que merecer la aceptación de muchos, conscientes de la situación que vivimos y de la que es preciso salir con posturas así.

Yo eso pienso y así quiero manifestarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s