Violencia en el Hogar-Violencia de Género (2006)

Diario de Noticias (Gipuzkoa)

05/01/2006

Eugenio Vidaurre Ganuza

A diario salen tanto en prensa como en TV artículos, referentes al maltrato a las mujeres, llegando a veces, por desgracia demasiadas, al asesinato de mujer e hijos de la pareja.

Se celebra el día internacional contra la violencia hacia la mujer, manifestaciones masivas, protestas en general, reproches, recuerdos para las mujeres asesinadas, declaraciones de políticos y jueces, el Sr. Sanz considera que las medidas vigentes para hacer frente a este tipo de delitos son las adecuadas (Diario de Noticias 16-11-05).

Los partidos políticos condenan y protestan estos actos, algunos piden más recursos económicos para combatir la plaga, nos quieren dar a entender que con dinero todo se arregla.

Estoy de acuerdo con estas manifestaciones, que se exteriorice y salga a la calle para que todo el mundo se entere de esta lacra que nos rodea.

Es muy lamentable que a pesar de estas manifestaciones y protestas la violencia no cesa, sino que va en aumento. Luego algo falla, no me considero jurista, a mi corto entender no es otro que la justicia.

Cuando el asunto se agrava, dice el Juez de turno que a este maltratador, criminal o como quiera llamársele se le había prohibido el acercarse al domicilio de la víctima a menos de doscientos o quinientos metros. Adoptándose esta medida hacemos de la víctima una rehén. Se ha cercado a la víctima en un reducido círculo, mientras que el maltratador campa a sus anchas por donde le da la gana, controla y vigila todos los movimientos de la víctimas y está al acecho para maltratarla el día que se le presente la ocasión

Quién es la persona que por su obligación diaria no tenga que desplazarse a más de doscientos metros de su domicilio. En este caso se encuentra la víctima, que se expone en cualquier momento a darse de bruces con su enemigo y éste aprovecha la ocasión para hacer de su capa un sayo

Tanto las autoridades civiles como judiciales y las distintas asociaciones, aconsejan una y otra vez  que las víctimas denuncien de inmediato los hechos para que se pueda actuar con eficacia.

Considero que si la víctima denuncia los hechos, mientras persistan estas leyes de alejamiento la situación se va agravar mucha más, porque en el momento en que la víctima salga de ese pequeño cerco peligra encontrarse con su maltratador y éste se ensañe brutalmente contra ella y el resultado puede ser catastrófi

Las leyes se encargan de estudiarlas y elaborarlas los políticos y la autoridad judicial de hacerlas cumplir. Para llevarlas a la práctica muchas veces se tropieza con ciertos obstáculos, que sería mejor no ponerlas en práctica y volverlas a estudiar para poder aplicarlas en cada caso que se presente.

Repito que no me considero jurista, pero en el caso que nos ocupa esa distancia de alejamiento de la víctima debería de ser como mínimo quinientos (500) kilómetros, para que de esta manera la víctima pudiera hacer una vida más tranquila y normal. En algunos casos proceder al destierro del sujeto, y tratándose de extranjeros retirarles el pasaporte a perpetuidad y que no pisen suelo español de por vida.

Me viene a la memoria una anécdota muy curiosa. En los últimos tiempos de la emigración española, mayormente a centro Europa ocurrió el siguiente caso. Uno de los tantos emigrantes era un gran aficionado a la caza, sabía emplear todas las artimañas, lazos, cepos y otros más. Con estos artilugios ,como abundaban los conejos, a menudo se daba un festín con sus compañeros, hasta que un día el cazador fue cazado. Lo pusieron como dice el dicho de patitas en la calle. Lo remitieron a España como país de origen y le retiraron el pasaporte para que no pudiera de por vida regresar a aquel país.

Si esto se puede hacer por la caza de un conejo ¿Cómo en España no se puede hacer lo mismo o algo más por la caza hasta con muerte de un ser humano?.

Señores autoridades, tanto políticas como judiciales,  pongámonos al día  y acabemos con esta lacra.

Al pueblo en general, al cual me uno, animo a seguir luchando y manifestándonos donde haga falta hasta que las personas, como humanos que somos, tengamos las mismas oportunidades en la vida sin distinción de sexo ni de raza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s