Víctimas y víctimas (2006)

Diario de Noticias

07/06/2006

José Ángel Pérez-Nievas Abascal

RESULTA increíble cómo, sabiendo el Gobierno que reunían los requisitos para ser considerados víctimas del terrorismo, haya negado a algunos tal carácter por la simple circunstancia de no ser víctimas de ETA sino asesinados por grupos de ultraderecha, más o menos auspiciados en su momento desde instancias oficiales. Recuerda aquella noticia que dicen publicaba un rotativo madrileño en los últimos años del siglo XIX o primeros del XX. Daba cuenta de un accidente ferroviario, y lo apostillaba, “afortunadamente todas las víctimas eran de tercera”…. Es decir que siempre ha habido clases, y no parece que hayamos avanzado mucho para que esa situación desaparezca, continúa habiéndolas, de todas clases.

Todo esto viene a cuento por la noticia dada días atrás por la prensa diaria, de que a Carlos González Martines, por sentencia del Tribunal Supremo de 18 de mayo de 2006, revocando resolución del Consejo de Ministros, se le reconocía el derecho a la Gran Cruz de la Real Orden de Reconocimiento Civil a las Víctimas del Terrorismo.

Nos ha traído a la memoria lo ocurrido con los asesinados en Montejurra el año 1976. Coinciden ambos casos en que las solicitantes, a título póstumo, fueron las madres, y en el tiempo, unos asesinados en mayo de 1976 y el otro al poco tiempo, septiembre del mismo año. Difieren en el lugar de los hechos, unos en pleno monte y el otro en la calle Barquillo de Madrid; en el monte durante el primer vía crucis de Montejurra tras la muerte de Franco, y en la calle en el transcurso de una manifestación de protesta en el primer aniversario de los fusilamientos de miembros de ETA y FRAP. También difieren en que el reconocimiento respecto de los primeros lo fue por la Audiencia Nacional y del segundo lo ha sido por el Tribunal Supremo, ya que las madres de Ricardo García Pellejero y Aniano Jiménez Santos recurrían contra la negativa del Ministerio de Interior, y la madre de Carlos González Martínez contra la negativa de la presidencia del Gobierno.

Ha habido una coincidencia básica en ambos casos. Las autoridades judiciales se han basado fundamentalmente en una página de un informe elaborado por la Secretaría de Estado para la Seguridad, del Ministerio del Interior, y aportado por la Unidad Central de Inteligencia, de la Comisaría General de Información, intitulado Datos estadisticos de víctimas del terrorismo (desde el 1.1.1968 al 31.12.1987) . En esa página figuraban 10 nombres, del número 11 al 20. Con el nº 12, García Pellejero, Ricardo; con el nº 13, Jiménez Santos, Aniano, y con el nº 15 González Martínez Carlos.

Esa página apareció en el procedimiento seguido ante la Audiencia Nacional, recurriendo la negativa del Ministerio del Interior a reconocer a los de Montejurra víctimas del terrorismo. En el expediente administrativo que es preceptivo aportar, al Ministeriose le escapó ese dato. La sentencia de la Audiencia de 5 de noviembre de 2003 reconoce a Ricardo y a Aniano como víctimas del terrorismo, porque los nombres de los dos hijos de las recurrentes aparecen en la relación estadística del Gabinete de Administración, Documentación e Informática sobre víctimas del terrorismo del Ministerio del Interior (folio 87 y 88 del expediente administrativo tomo II), en los que figura grupo autor y en el interior de la casilla correspondiente c. tradicionalista .

Al hacerse pública la sentencia, por mediación de un periodista, el hermano de Carlos González Martínez, asesinado en la calle Barquillo de Madrid, se puso en contacto con la defensa de los asesinados en Montejurra, pues encontraban graves obstáculos para el reconocimiento y quería saber qué se había hecho para los de Montejurra. Se le facilitó la información a que nos hemos referido antes por fotocopia. Hicieron uso de ella y la sentencia del Tribunal Supremo de 18 de mayo de 2006 que reconoce a Carlos González Martínez como víctima del terrorismo, señala que resulta fundamental… tener en cuenta que queda acreditado en el expediente administrativo que la propia Administración ha reconocido que el señor González Martín (sic) fue víctima de un acto terrorista, lo que también desvirtuaría la tesis diferenciadora sostenida por el abogado del Estado en su contestación a la demanda. En efecto, consta en el expediente administrativo aportado por la Unidad Central de Inteligencia de la Comisaría General de Información, el informe elaborado por la Secretaría de Estado para la Seguridad del Ministerio del Interior sobre Datos estadísticos de Víctimas del Terrorismo desde el 1 de enero del 68 al 31 de diciembre de 1987 , en cuyo apartado 15 se recoge como víctima del terrorismo a Carlos González Martínez, considerando como grupo autor de su muerte a la extrema derecha .

Ni fue posible entonces, ni por lo que nos han indicado ha sido posible ahora, obtener el complemento de las hojas de ese informe que permitiera, tal vez a mucha gente, obtener el reconocimiento debido. Mientras no sean públicas en su totalidad, se hará posible que continúen coexistiendo víctimas reconocidas y víctimas por reconocer, pese a figurar en ese listado del Ministerio del Interior, demostrando una vez más que no a todas se las mide con el mismo rasero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s