Si Aznar es un mentiroso, también podría ser un criminal (2007)

Diario de Noticias (Álava)

12/12/2007

Patxi Ventura Sanjuán

Sus declaraciones públicas asegurando, sin ninguna duda, que Irak tenía armas de destrucción masiva antes de enviar las tropas españolas a la guerra de Irak, las múltiples reiteraciones posteriores y la negativa a cambiar su postura hasta que transcurridos los años ha quedado legalmente establecido que no era así parece no dejar ninguna duda sobre la falsedad de esa afirmación.

Por si fuera poco, el hurto que hizo al Congreso español para que valorara esas pruebas y decidiera en su caso la postura a tomar agrava inconmensurablemente sus responsabilidades políticas. Por otra parte, su actuación atribuyendo a ETA pública y oficialmente los hechos terroristas del 11-M sin pruebas que lo avalaran y negando la evidente responsabilidad de una célula radical islamista no es sino una segunda y grotesca mentira, que también ha mantenido a través de los tiempos hasta que los tribunales establecieran legalmente lo contrario. Sin que en ninguno de ambos casos, que yo sepa, haya mostrado arrepentimiento o haya pedido disculpas a los engañados y perjudicados ciudadanos españoles e iraquíes.

Hay que recordar, para quien lo haya olvidado, que los muertos por la violencia desde la invasión de Irak son a día de hoy superiores a 600.000 personas (según The Lancet ), y siguen a un ritmo de unas 600 mensuales, y que según los iraquíes e incluso los americanos, está quedando demostrado que el único interés de la invasión fue el económico, el de los miles de millones de ingresos petroleros que -administrados- por EEUU están desapareciendo malversados, y el de las regalías en concesiones de explotaciones petroleras que esperaban recibir algunos de sus aliados.

No es comprensible que mientras algunos de nuestros jueces se han dedicado con toda razón a tratar de enjuiciar a siniestros personajes de países lejanos, como Pinochet u otros criminales dictadores, ningún fiscal haya sentido la necesidad de instar el enjuiciamiento de hechos tan cercanos, flagrantes y aparentemente dolosos como los cometidos por Aznar, pues la irresponsabilidad, que yo sepa, solo es aplicable por esta Constitución al Rey.

Cualquiera puede entender que hace falta ser moralmente un monstruo para mentir fríamente con esas consecuencias sin sentir o mostrar el mínimo arrepentimiento, y que seguramente de lo que se trata en el caso de Aznar es de una mente maquiavélica y desequilibrada (por la enfermedad o por el odio) que precisa de ayuda psicológica, ya que percibe la realidad de una forma distorsionada y absolutamente distinta a la de sus conciudadanos, pero lo que no resulta admisible es que se le sigan adjudicando premios y homenajes y continúe dando conferencias intentando enseñarnos todo cuanto sabe , mientras es defendido a capa y espada como un insigne español por los más altos representantes del Estado; y su partido, el Partido Popular, se dedica a exigir la criminalización e ilegalización de partidos políticos legales y democráticos, sólo por defender determinadas opciones democráticas como la autodeterminación, o no condenar selectivamente crímenes sin duda condenables pero que ellos no han cometido y que ninguna ley les obliga, ni les puede obligar en democracia, a condenar públicamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s