La izquierda jacobina imperial (2008)

Diario de Noticias (Navarra)

28/07/2008

Patxi Ventura San Juan- Militante de E.K.A.

EN relación con -el Manifiesto por la lengua común al que hacía irónica referencia Miguel Izu el jueves, aunque algunos con poco sentido del humor, como yo, no fuéramos capaces de detectarla, la ironía-, cabe destacar los sonados renuncios de firmantes como el poeta Gamoneda o Luz Casal al ver el descarado uso político que le imprimen sus promotores, especialmente P. J. Ramírez y su “Mundo”.

El documento no es sino una ampliación generalizada del –Manifiesto contra la normalización del catalán – de 1981, y en él vuelven a coincidir algunos de sus fracasados patrocinadores como A. de Miguel y Jiménez Losantos, con nuevas y significativas incorporaciones como AlejoVidal-Quadras, Savater, Boadella, Juaristi, Vargas Llosa, José María García “butanito”. O el flamante ganador de la Eurocopa Luis Aragonés, que dice “soy de Madrid y lo madrileño chuleta me encanta”, o Rosa Díez, que precisamente fue Consejera de Comercio y Turismo por el PSE-EE en el Gobierno Vasco presidido por José Antonio Ardanza (de su tan denostado PNV). Y también Tele 5, Telemadrid, todos los sindicatos de policía y la Fundación Francisco Franco. Que por lo visto debe querer volver a imponer aquello de “hablar en cristiano” y “hablar la lengua del Imperio”, junto a la estrenada dirección del PP y su jefe Mariano Rajoy, sin coherencia con las políticas lingüísticas seguidas por sus gobiernos, los del PP, en Galicia, Baleares o Valencia, o la misma diputada Nebrera del PP por Catalunya, que reconoce que “el castellano no está en peligro”.

El contenido está lleno de vaguedades demagógicas, con el fin de construir un gravísimo conflicto político lingüístico entre el castellano y el resto de lenguas peninsulares, sin ninguna duda inventado, pues quienes disponen del mayor interés en el asunto y la mejor información, como el director de la Real Academia de la Lengua “Española” (Príncipe de Asturias 2000), Víctor García de la Concha, ha dicho con toda claridad que “no existen conflictos lingüísticos”.

Pero también lo testifican así quienes, como Montilla (PSC), pudieran vivirlo en primera persona, y que ha dicho que “el Manifiesto del castellano genera catalanofobia”. O el mismo editor Lara, criticado también por negarse a firmarlo.

El manifiesto, además de un potentísimo artefacto separador con gravísimos efectos separatistas, es un ataque frontal a los DDHH.

Aun considerando a las distintas naciones de Las Españas como minorías étnicas, cuando se trata de mayorías en sus respectivos espacios; atacando la diversidad cultural y lingüística del Estado, proponiendo la imposición del uso del “español” y la marginación de las lenguas propias de las diversas naciones que conforman el Estado.

Y que viene a sumarse a la política jacobina española y de los estados europeos que con las directivas de Bolonia pretenden hacer desaparecer de los pensums comunes de estudios superiores cualquier referencia a la historia o la cultura de los Pueblos y Naciones sin Estado.

Como es el caso de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Barcelona, donde el borrador de nuevo plan de estudios excluye la historia de Catalunya aun como materia optativa, eliminándola por completo.

La ironía del señor Izu, en un asunto de tanta importancia y que algunos no hemos sabido apreciar, me parece muy respetable, pero creo necesario insistir en la seriedad del problema y en la necesidad de una respuesta seria y democrática en defensa del respeto, la convivencia y las culturas, tal como venimos proponiendo sus antiguos compañeros del Partido Carlista, y por lo visto también alguno de sus actuales en IU, Madrazo o Llamazares, quien ha rehusado la pretensión de que “una sola lengua articule el Estado”, calificando de “visión catastrofista” el texto “que se está instrumentalizando políticamente” porque “el castellano goza de buena salud”.

Además los ciudadanos españoles tienen sobradamente protegidos sus derechos constitucionales, en cuanto a su idioma común: “El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho de usarla”, dice el artículo 3.1 de la Constitución.

La pena es que no se pueda decir lo mismo de los vascos respecto al euskara, de los catalanes al catalán, de los gallegos al gallego… Y cuando digo vascos, evidentemente me refiero en primer término a los navarros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s