Josep Fontana: «¡Ah, el hijo de don Carlos!»

Josep Fontana, “Prólogo” a Contrarrevolución. Realismo y Carlismo en Aragón y el Maestrazgo, 1820-1840, Pedro Rújula López, Zaragoza, 2008 (1ª edición en 1998), pp. XI-XII.

Donoso Cortés se daba cuenta de que la lucha de los campesinos tenía poco que ver con la cuestión dinástica. Una anécdota tardía puede demostrar que eso ha sido verdad hasta fechas harto recientes. En las pintorescas memorias del secretario del infante Jaime de Borbón, el hijo sordomudo de Alfonso XIII,* se cuenta que a poco de terminada la guerra civil española don Jaime hizo una visita al norte de España y vio a un grupo de hombres de origen campesino trabajando en la construcción de un monumento al general Mola. En un momento dado su secretario les dijo a éstos que la persona que le acompañaba era «el hijo del rey», y uno de ellos añadió, «¡Ah, el hijo de don Carlos!». Pero el último don Carlos que había pretendido ser rey había fallecido hacía más de treinta años y su hijo, el penúltimo rey carlista, que no se llamaba Carlos, había muerto también hacía mucho. Estaba claro que para un campesino carlista «don Carlos» era simplemente una referencia a unas formas de vida y a una lucha, no el titular de unos derechos dinásticos.

* Ramón de Alderete, …y estos Borbones nos quieren gobernar. Recuerdos de veinte años al servicio de S.A.R. Don Jaime de Borbón, Asnières, 1974.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s