“Por la Paz”, a pesar del centralismo (1999)

Fuente: El Federal, nº 0, Marzo 1999.

El Partido Carlista editó, en el mes de Octubre de 1998, el libro blanco POR LA PAZ que presentamos ahora en EL FEDERAL. Este trabajo realizado por la Secretaria Federal de Medios de Comunicación, dispone de dos partes diferenciadas: la introducción y un apéndice documental que se extiende desde 1975 hasta 1998 y recopila una serie de escritos que posicionan al Partido en temas como la violencia y la paz, la libertad de los pueblos, el derecho de autodeterminación y la cuestión de Navarra, sobre la estructura del Estado por la que los carlistas luchamos desde hace 166 años. Análisis que fueron realizados en momentos muy concretos de la reciente historia de España, pero que muestran fehacientemente la inequívoca trayectoria federal carlista.

El análisis introducido parte de la respuesta esperanzada del Partido Carlista ante el comunicado de tregua indefinida emitido por ETA. A la organización independentista vasca y a las organizaciones terroristas paraoficiales se les reitera una vez más que: “condenamos todos los asesinatos, secuestros y actos violentos, sea cual sea su finalidad, pues creemos que el fin no justifica los medios, sobre todo cuando éstos atentan contra el derecho a la vida, la integridad y la libertad de las personas”. A todo el pueblo español, se le recuerda los engaños y estafas cometidos por los gobiernos liberales sobre el pueblos vasco y el consiguiente incumplimiento de todos sus compromisos de respeto a sus derechos forales: “Tras la conclusión de la guerra el día 28 de febrero de 1876, el gobierno central mostró su “ramo de olivo en la mano” e invadió el territorio del País Vasco con más de 100.000 hombres como fuerzas de ocupación al objetivo de aplastar la resistencia carlista. Miles de personas tuvieron que abandonar el País Vasco y exiliarse a diversos países de Europa y América, otros miles fueron obligados a marchar a Cuba, muchos más miles fueron represaliados y se sucedieron las acciones represivas de todo tipo sobre el pueblo carlista”.

A la luz de las trabas impuestas desde el aparato del Estado, el libro blanco POR LA PAZ afirma que no se podrá avanzar en el proceso de paz mientras no se defina el conflicto vasco y sus causas. El documento del Partido Carlista indica que la actitud conflictiva de todo Estado, se une en EuskalHerria diversas situaciones específicas que representan diferentes conflictos interrelacionados. Un conflicto político institucional normalizado de competencias entre el poder central, el autonómico y el local. Un conflicto político-ideológico sobre el derecho de autodeterminación. Un conflicto de las instituciones con unos ciudadanos cada vez más imposibilitados de autodefensa y a los que se somete a mayores plazos para la prescripción y caducidad de los actos administrativos impuestos por el aparato estatal. Un conflicto violento consecuencia directa de la violencia terrorista de todo signo.

En este aspecto se constata que el PSOE y el PP, de forma unilateral, deciden que la mediación es algo inasumible para un “Estado democrático”, ya que éste debe prevalecer en cuanto tal. Solamente parecen admitir hipotéticas reconciliaciones individuales con el enemigo, tras ponerlo a disposición de la justicia, encarcelarlo y aplicarle la ley por ellos determinada.

Para las organizaciones que sí creemos en un Estado Social y Democrático de Derecho, entendemos que el agravio y la aplicación de la ley con diferentes raseros es intolerable para los ciudadanos que si cumplimos con la Ley. Y muy recientemente, en España, la solución del caso Marey apunta en ese sentido. El camino decidido por los partidos del sistema no constituye pues el método más adecuado para normalizar y democratizar este conflicto político-institucional-ideológico.

En el Libro Blanco POR LA PAZ se repasan los intentos de establecer canales de diálogo para una reconciliación y para la solución de un conflicto que el Estado nunca ha reconocido como tal, y que, de alguna forma, implica la culminación del estatuto, la reforma del Senado y la participación de la nueva realidad en las estructuras de la Unión Europea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s