Vicente Catalán Antolín (1924-2014), uno de nuestros imprescindibles

Comunicado de la Asociación 16 de Abril

17/06/2014

En la madrugada de ayer ha fallecido en Madrid rodeado de sus seres queridos y compañeros carlistas don Vicente Catalán Antolín.

Vicente fue un militante ejemplar del Partido Carlista, luchador antifranquista, Caballero de la Real Orden de la Legitimidad Proscripta (R.O.L.P.) y uno de los más fieles  e incombustibles legitimistas, siempre leal a nuestra Real Familia en toda situación y momento.

Mañana las 15.00 horas desde la sala de Duelo del Hospital Ramón y Cajal saldrá el cortejo fúnebre hacia el cementerio de Colmenar Viejo donde se celebrarán las exequias de nuestro querido compañero.

Descanse en Paz.

vicente-catalan

Reseña biográfica

Adjunto al presente remitimos la reseña biográfica y obituario de nuestro compañero y distinguido miembro de la Real Orden de la Legitimidad Proscripta, don Vicente Catalán Antolín, fallecido el pasado Lunes 16 de Junio del 2014, rogando le tengáis presente en vuestras oraciones.

El pasado Lunes, 16 de Junio del 2014, falleció en el hospital “Ramón y Cajal” de Madrid Vicente Catalán Antolín, memoria viva del Carlismo, muy especialmente, del Carlismo catalán, por el que tanto lucho y tanto sufrió.

Vicente nació en Barcelona, el 23 de enero de 1924, en el barrio de San Andrés. Sus padres se llamaban Vicente y Rosa. Fueron cinco hermanos, todos hombres. Estudió con los “Josefinos” y posteriormente, en un colegio público. Su padre se dedicaba a la construcción.

Le  gustaba recordar que el 18 de julio de 1936 entró con los anarquistas en los cuarteles de San Andrés y que disfrutó mucho llevándose varias pistolas y que estuvo en el entierro de Buenaventura Durruti. Sus padres fueron detenidos por ir a Misa y liberados gracias a la intervención de un dirigente de la CNT que les conocía del barrio. Vicente fue herido en un brazo durante un bombardeo y tuvo que pasar un año en el hospital de “San Pablo”, donde evitaron que lo perdiera. Terminada la guerra entró en el seminario y allí gracias al P. García-Diez se hizo carlista y conoció a otros jóvenes carlistas, como Vives. En 1946 fue detenido en la calle Balmes, junto a Penella, los hermanos Toda, los Rivas y Balañá, tras un acto de la AET y abandonó el seminario. Fue nombrado sargento del Requeté, reuniéndose con la gente en casas particulares o en el Círculo Carlista de la Rambla, otro cerca de la Catedral o el de la calle Elisabets. En estos años conoció a la joven carlista María Luisa Oliveres, que se casó posteriormente con otro joven carlista, Alfonso Carlos Comín, fundador de “Criatianos por el Socialismo” y dirigente de “Bandera Roja” y el PSUC.

Profesionalmente trabajó como ayudante de almacén, profesor de Latín y en la construcción.

Militante siempre ejemplar, generoso, entusiasta, antepuso nuestra Causa antes que cualquier otra cosa y por ello fue detenido en numerosas ocasiones durante los años más negros de la dictadura franquista. Participar en actos públicos, manifestaciones, pintar  paredes, pegar carteles y protestar por las visitas de Franco o Don Juan a Barcelona,  -en una de estas visitas de Franco fue detenido junto a los hermanos Lubelza- era lo habitual en él. Conoció “La Modelo”, la cárcel de Lleida y la Jefatura Superior de Policía de la Vía Layetana, donde siempre que llegaba era saludado por todos los policías. Correa Veglison, Gobernador Civil de Barcelona intentó terminar con su activismo carlista ofreciéndole un cargo remunerado en el Movimiento, a lo que Vicente se negó en rotundo. El mismo Don Carlos Hugo le aconsejó que abandonase durante un tiempo su militancia, por el bien de su familia, pero siguió en el MOT y dando cursillos por toda España. El paso de los años le hizo más carlista todavía, más fiel a la Dinastía Legítima, más anticapitalista y no le hizo perder su alegría y sus ganas de trabajar. Los que le tratamos estos últimos años en el Partido Carlista de Madrid le recordamos volviendo de Montejurra, cansado por el largo viaje, casi sin poder andar, pero siempre con la sonrisa en los labios; en todo momento desde la lealtad, con respeto y admiración, expresaba libremente sus opiniones a  Don Carlos Hugo, a Doña María Teresa o a Don Carlos Javier, quienes siempre le dieron muestra de cariño y afecto, o saliendo a repartir el solo propaganda del partido en pleno invierno y tener que ser ingresado a los pocos días por haber cogido una neumonía.

Este era Vicente, el Vicente que  celebraba las victorias de su Barça, y mucho más si eran contra el Real Madrid, contaba anécdotas de su larga vida en el Carlismo y se le iluminaban los ojos o proponía hacer “acciones espectaculares” para dar a conocer nuestra ideología.

Al enterarse de la marcha de Juan Carlos lo celebró y nos animó a seguir adelante con la lucha.

Hace unos años se le hizo un homenaje en Madrid y uno de los asistentes le dedicó estos versos de Bertold Brecht:

“Hay hombres que luchan un día y son buenos,

hay otros que luchan un año y son mejores,

hay quienes luchan muchos años y son muy buenos,

pero hay los que luchan toda la vida:

esos son los imprescindibles”.

Vicente se nos ha ido antes de ver a otro miembro de la dinastía alfonsina heredar la jefatura del estado como se hereda una finca, quizás lo ha preferido antes de asistir a este triste y lamentable espectáculo. El que siempre luchó por la Legitimidad y con tanto orgullo lucía la Cruz de la legitimidad, era uno de nuestros imprescindibles.

Gracias Vicente por tu ejemplo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s