La Rioja, de provincia a región (2009)

larioja.com

07/06/2009

Santiago Coello Cuadrado

1 Antecedentes. Larga ha sido la andadura desde el R.D. Ley de 30 de noviembre de 1833, siendo ministro de Fomento el jienense D. Javier de Burgos, que organiza territorialmente España, en 49 provincias, 50 desde 1929 que divide en dos Canarias, hasta la LO 3/82, de 9 de Junio que aprueba el Estatuto de la actual Comunidad Autónoma de La Rioja, con amparo en el art. 2 de la Constitución de 1978, que reconoce el derecho a la autonomía de las ‘nacionalidades’ y ‘regiones’ que integran la nación española y la solidaridad entre todas ellas.

Al hilo del treinta aniversario del Estatuto de Autonomía, acuden a mi mente acontecimientos íntimamente ligados con dicho aniversario, algunos poco conocidos o incluso ignorados, creo, por la mayoría de los riojanos, y que fueron forjando «la riojaneidad».

Consideré, incluso cuando nadie lo hacía, a la Rioja, como región, realidad por muchos discutida e incluso en los albores del el ‘Estado de las Autonomías’ puesta en entredicho desde diversas posturas ideológicas, sí bien, afortunadamente, hemos conseguido el reconocimiento ‘legal’ como región propia, nunca separada, entre las españolas.

2 Descripción. La realidad geográfica de La Rioja es clarísima, hasta el punto que el Espasa estima es la región de España mejor definida por accidentes naturales. En realidad es una sucesión de «valles» paralelos que se «abren» al Ebro en ambas orillas con características propias dentro de la unidad regional.

3 División provincial. La de 1833 ha llegado hasta hoy. Pero La Rioja «región natural» es más amplia que la definida en el Estatuto de Autonomía que se ciñe a la provincia de Logroño «alumbrada) en el primer tercio del siglo XIX (la Ley de 15 de noviembre de 1980 cambia el nombre de ‘Provincia de Logroño’, por el de ‘La Rioja’).

Pienso que la expuesta prestidigitación de nombres sirvió para «disimular» con habilidad, el desmembramiento de nuestra región -La Rioja- que con mayor o menor fidelidad a sus límites naturales, había ido conservando en los intentos de división administrativa que desde las Cortes de Cádiz de 1812, al desmantelar las antiguas «Intendencias», se sucedieron, su auténtico nombre.

4.- BOR de 5 de febrero de 1837: Publica Orden en plena guerra ‘carlista’, que restituye para La Rioja los limites establecidos por el Acuerdo de Cortes de 27 de enero de 1822 enumerando los pueblos y villas «nuevamente» comprendidos en la ‘provincia’, que son (se han copiado con la grafía que aparece en la Orden):

Haro: Altable.

Santo Domingo: Abellanosa, Zerezo, Castildelgado, Espinosa del Monte, Eterna, Fresneña, Ibrillos, Pradilla, Quintanilla del Monte en Rioja, Redecilla del Campo, Redecilla del Camino, S. Clemente del Valle, S. Cristóbal del Monte, S. Pedro del Monte, S. Vicente del Valle, Sotillo de Rioja, Bascuñana, Villamayor del Rio, Vitoria, Acrijos, Armejun, Bea, Buimanco, Valdemoro, Villarejo y Peñazcurna.

Laguardia: Leza, Navaridas, Villabuena, El Ciego, Lanciego, Viñaspre, Yecora, La Puebla de la Barca, El Villar, Páganos y Cripan.

Viana: Oyon, Moreda, Varriobusto y Labraza.

Conclusa la guerra en 1840, quedó de nuevo la provincia en la forma que ha llegado hasta nuestros días.

Habrá que dar un salto en relación con el tránsito de La Rioja de provincia a región. Así, en mis artículos enNueva Rioja los días 3 y 7 del 12 de 1967, bajo el epígrafe «La Rioja: una región sin existencia administrativa», expreso lo que aquel momento histórico aconsejaba decir, sumida como estaba la población riojana en el «sopor» y conformismo bien aseado por el desarrollo económico que ya por aquellos años consecuentes al «Plan de de Estabilización» de 1959 se hacía sentir de forma notable en nuestra región, en el cambio socio-económico y régimen de vida, tiempo definido fundamentalmente por el absentismo del medio rural a la capital y cabeceras de comarca o a otras regiones de España, principalmente País Vasco, Cataluña, Madrid y Aragón, en los que dejaba clara mi concepción de la Rioja-región.

5 Elecciones. Con ocasión del «avance» mínimamente aperturista que significó la elección de Procuradores a Cortes por el ‘Tercio Familiar’ habidas en los años 67 y 71, participé como candidato junto al ya fallecido Serafín Iradier, avalado por miles de firmas de riojanos de toda condición e ideología, llevando como ‘bandera’ La Rioja ‘Región’ y su autonomía, postura que defendía también en cartas en Nueva Rioja de 30-7-1975, 2-6 y 24-10-1978.

En las de 15-6-1978, amparado por miles de firmas, encabezo la candidatura «independiente» ‘Autonomía Riojana’, que bregó con pocos medios y muchos amigos en tal contienda electoral, única, creo, que llevó como «bandera» tal autonomía.

6 Acto de Valvanera de 15 de diciembre de 1968. Volviendo atrás, el Partido Carlista siguiendo su secular defensa del regionalismo, celebró el día 15 de diciembre de 1968 un acto en el monasterio de Valvanera, organizado principalmente por Alejandro Purón, entrañable amigo, ya fallecido, P. J. Zabala y el autor de esta tribuna.

Aquel día, nivoso, reunimos unos centenares de carlistas, sin que trascendiera el acto hasta que a su final llegaran algunos ‘funcionarios’ de la Policía.

Oficia la Misa el Prior del Monasterio, el siempre recordado y querido P. Casiano. Asiste D. Javier de Borbón-Parma, nuestro candidato a ocupar el trono del Reino de España, y sus hijos, el príncipe Carlos-Hugo y hermanas. Al final de la comida, el príncipe Carlos-Hugo reconoció a La Rioja como región, jurando sus fueros y libertades, siendo el primer jefe regional carlista D. Alejandro Purón, asistiendo también gente de Aragón, Vascongadas, Navarra, Castilla y Madrid, y los miembros de la Secretaría General del Carlismo y a su cabeza, el recordado D. José Mª de Zavala.

En la mañana del 20, estando en Zaragoza, se recibe orden del Gobierno de expulsión inmediata de España de la Familia Borbón-Parma, por haber asumido D. Carlos en Valvanera, competencias y decisiones (reconocimiento de La Rioja como región, etc.) que sólo correspondían al ‘jefe del Estado’, saliendo D. Carlos hacia la frontera francesa en coche de la policía, acompañado por el jefe regional carlista de Aragón, Sr. Sánchez Romeo.

7 Primer Día de La Rioja. Aunque se computa como tal el celebrado con polémica el día 8-10-1978 en Nájera (entrega de firmas por la coordinadora y retirada de parlamentarios), es lo cierto que el 10-04-77, el Colectivo Riojano celebró un encuentro en Nájera «sin permiso», interviniendo el que suscribe durante unos minutos, reiterando la necesidad de la autonomía para La Rioja y su relación con el principio de subsidiariedad y de libertad.

Algunos miembros del colectivo riojano, uno de los ‘puntales’ de la autonomía, fueron retenidos por la Guardia Civil, si bien al final les fue permitido el paso, celebrándose por tanto el acto en lo que puede estimarse en realidad como ‘Día Cero’ de La Rioja.

Termino con un soneto a La Rioja de mi gran amigo Francisco Asín. Dice así:

1) Tierra que por capricho o por destino

2) Como un juglar, aún joven, peregrino

dentro esta de Castilla estando fuera.

el Ebro pasa cual si el Ebro fuera

por alma, por folklore, por Ribera.

amigo de los chopos que quisiera

¡Tierra de regadío, fruta y vino! quedarse,

allí, en los huertos del camino…

3) ¡Y pensar que eres tierra Castellana!/

4) El viento te empujó, como a una hoja

pese al juglar que con su voz te moja

más a pesar de todo, tierra hermana,

y a estar de otra región aún más cercana…

¡nadie te cambiará, serás La Rioja!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s