La Primera Guerra Carlista en la Alta Extremadura. El caso de las partidas (2012)

Juan Pedro Recio Cuesta

11/05/2012

“Anticipo a v[sted] como a cosa delas diez de esta noche pasada se presentaron cinco hombres con tres escopetas en la majada de Pedro Fernandez de esta vecindad sito en el paso de Tras el Cerro, termino de esta villa. Y habiendo agarrado tres o cuatro cabras y ocho chivos se los llevaron a termino de Cavezuela en donde degollaron las presas y caminaron con ellas hacia dicho pueblo[…]”

Con estas palabras relata lo sucedido, en la noche del 5 al 6 de abril de 1837, el regidor de la Alcaldía Constitucional de Jerte, Gregorio Rico, en una carta dirigida al Destacamento de Cabezuela del Valle, capitaneado por José Navas.

Un documento que, a simple vista, puede mostrarnos una fechoría más de cualquier ladrón de ganado que actuaba por la zona. Pero si tenemos en cuenta el contexto en el que tiene lugar el hecho que se describe -1837, gran parte del territorio peninsular inmerso en la Primera Guerra Carlista- y que el mismo fue llevado a cabo por cinco hombres “con tres escopetas“, sin lugar a dudas, tenemos ante nosotros uno de los tantos actos llevados a cabo por las diferentes partidas – los facciosos, denominados así por los partidarios de la regente Maria Cristina como atestigua la documentación de la época – que se formaron durante esta primera contienda en la Alta Extremadura y adictas a la causa del infante Carlos María Isidro de Borbón. Claro ejemplo de las mismas es la encabezada por el carlista Santiago Sánchez de León y de sobra conocida por sus relevantes actos dentro de estas comarcas.

La existencia de multitud de fuentes como la que aquí se presentan, dan fe de la abundante actividad de estas partidas en la zona norte de la actual provincia de Cáceres. Sin ir más lejos, el Boletín Oficial y de avisos de Estremadura -denominación de la época- está plagado de noticias referentes a los actos de estas partidas, así como diferentes cartas, como la que aquí se muestra, dirigidas desde los diferentes ayuntamientos a las autoridades militares para poner en conocimiento su preocupación por estos hechos. Una fuente con la que tuve oportunidad de trabajar el año pasado, la magnífica relación que ofrece Melchor Ferrer sobre los hechos que tuvieron lugar en las diferentes guerras del S. XIX,  que se encuentra depositada en el Archivo General de la Universidad de Navarra, también pone de relieve la existencia de una gran actividad por parte de estas partidas (sobre todo para los casos del Valle del Jerte, la Vera y Sierra de Gata) al señalar, en no pocas ocasiones, levantamientos en diferentes puntos de la geografía alto-extremeña.

Así pues, nos encontramos ante un fenómeno que tuvo también su eco dentro de la geografía extremeña, a pesar de que, hasta la fecha, no se le ha concedido el protagonismo que merece. Incluso, se pueden presentar rasgos exclusivos e interesantes entre las acciones cometidas por estos grupos y la práctica del bandolerismo stricto sensu, tal y como me llegaron a comentar personas como Javier Cubero, quien ha estudiado, con gran interés e interesantísimos resultados, diferentes aspectos del Carlismo en su evolución histórica.

Sin duda, es un tema todavía por explotar en nuestra Historia Contemporánea regional y de sumo interés para establecer, por una parte, qué tuvieron estas partidas de contenido político al realizar sus acciones en nombre de la lucha por llevar al trono al citado Infante y, por otra, que rasgos propios del bandolerismo podemos identificar en ellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s